jueves, 21 de junio de 2018

CARTA A UN SENADOR

por Antonio Caponnetto

Mucha gente buena –tal vez la mejor que habite hoy en esta sociedad- inunda las redes sociales pidiéndonos que le escribamos alguna epístola a los senadores para convencerlos de que voten en contra del aborto. Otros más, incluso, nos encomiendan rezar por uno o varios de esos senadores. Nos apena desde el fondo del alma esta noble y confiada aunque recurrente confusión en la que están inmersos. La democracia no es la solución; es el problema. La lucha no es para revertir medias sanciones o cuatro votos robados. Es contra los demonios desatados y sueltos. La historia y la teología nos enseñan que en esa batalla sólo son efectivas dos armas: la Cruz y la Espada. Entonces, he aquí lo que diría nuestra carta, si creyéramos en la conveniencia de remitirla:



Senador:

-No sé si usted sabe que su autoridad es nula e ilegítima, como lo es la de todos sus pares y superiores, encaramados donde están mediante la tómbola nefanda de la democracia. El poder del que medra, por suculentos beneficios que le acarree, es nulo y completamente írrito, pues se sostiene en la mentira malévola del sufragio universal.

-No sé si usted sabe que existe un Quinto Mandamiento, inabolible y perenne como los restantes, cuyo enunciado dice así: “No matarás al inocente” (Éxodo 23,7). Violarlo a sabiendas y sin experimentar culpa o arrepentimiento alguno, lo convierte en un pecador contumaz, cuyo destino último es el infierno. ¿Se ríe, senador? Qué infantilismo el mío, ¿verdad? Me tiene sin cuidado la orgía de su boca. Carcajadas como las suyas pueblan de gritos horrísonos los círculos del averno.

-No sé si usted sabe que hay una clase de pecados que no se perdonan. Son aquellos que hacen injuria al Espíritu Santo, cerrando la mente y el corazón a su influjo (Lc. 12,10). Los aborteros de toda laya –promotores, ejecutores, promulgadores- pueden ser tales precisamente porque ultrajan al Paráclito. Le hace gracia, ¿verdad, senador? “¡Estos anacrónicos medievalistas!”. Cante nomás victoria. “De Dios nadie se burla” (Gálatas 6,7). Ya no el abismo en el que no cree sino esta tierra que pisa, está repleta de infelices de su laya. Ya no los aquerónticos espacios ante los cuales se encoge de hombros con cinismo, le aguardan tras su muerte; sino esta misma atmósfera de filicidio horrendo en la que tendrá que respirar cada día, hasta que el hoyo se lo trague.

-No sé si usted sabe que vote lo que votare, la ley positiva injusta clama al cielo, y se hace añicos frente al poder irrefragable de la Ley Divina. ¡Sí, parásito enlodado del régimen, boñiga democrática, deyección de la mitad más uno! ¡Sí, macrista, peronista, radical o cómo se llame su tribu de hampones! La Revolución no prevalecerá sobre la Revelación, y el plebiscito de los mártires no se registra en el tablero trucado del Congreso sino en los campos victoriosos de la Vida Eterna. En esos campos no llegan las intrigas rentadas, ni los zorongos verdes, ni las maquinaciones torvas a cambio de una treintena de monedas.

-No sé si usted sabe que a pesar del nefastísimo Bergoglio y del haz de capados que aquí le sirven de Conferencia Episcopal, todavía quedamos católicos que sabemos y constatamos sobradamente cómo la Masonería y el Judaísmo están de modo activo detrás del crimen del aborto. No, senador; esta vez no podrán usar el sofisma de la reductio ad Hitlerum, ni llamarnos conspirativistas. A la vista están los muchos Daniel Lipovetsky o Carlos Roma, para probar hasta la náusea lo que se mueren de miedo de decir Francisco y sus obispos: masones y judíos, por odio a Cristo, están detrás y por delante de esta campaña genocida. Conspiran, complotan, traman secretas conjuras que al final salen patéticamente a la luz. Fechoría tan turbia, eso sí, no sería posible sin la anuencia de los supuestos miembros de la Iglesia, políticamente correctísimos, que pueblan el parlamento y conviven en manso maridaje con los Herodes, Caifás y Pilatos. Para ellos nuestro repudio es aún mayor. Mayor será asimismo para ellos la postrimera arcada divina que el Señor tiene reservado a los tibios (Apocalipsis 3,16).

Vote lo que se le antoje, criminal de paz. Aunque “todos sí (al homicidio de niños por nacer) yo y los míos no” (I Macabeos 2, 19-22). Yo y los míos no le concedemos licitud alguna a la democracia, no la refrendamos ni convalidamos ni avalamos. La señalamos con el dedo acusador con que se señala a los degenerados para alertar a los honestos. Nos importa tres belines su perorata en los escaños legislativos. No nos representa ni nos interpreta ni nos expresa.

-No sé si usted sabe, senador,que existió un guerrero indoblegable en la romanitas clásica, llamado Coriolano. Beethoven le dedicó una Obertura (Op.62), y Shakespeare, en su obra homónima, recogió sus filosas y veraces palabras que hago propias, pues iban dirigidas, precisamente, hacia los corruptos miembros del Senado de su época: “¡Oh Dios! Vosotros, insensatos e imprudentes senadores, habéis concedido vuestros votos a la Hidra, el pueblo, el monstruo de mil cabezas; sin ser vosotros más que el cuerno y el ruido del monstruo [...] En cuanto a la muchedumbre veleidosa y hedionda, yo no adulo [...] A mí dadme la guerra; es mejor que esta paz, que es una verdadera apoplejía, una letargia; insípida, sorda, soñolienta, insensible; engendradora de hijos bastardos”. De modo que no le escribo para suplicarle que cambie su voto,o que lo mezcle en la quiniela electoral modificándole alguna jota. Le escribo para advertirle que está en guerra con el Orden Sobrenatural; y que esa batalla ya tiene un Vencedor. El mismo que ustedes han desterrado de la política y de sus miserables vidas.

-Por último, no sé si usted sabe, senador, que a los católicos se nos enseña que la oración debe ser segura, recta, ordenada, devota y humilde. Porque según predica San Juan Damasceno, la plegaria es “la petición a Dios de las cosas que nos convienen y son decorosas” (Expositio fidei, 68). He aquí entonces que elevo en la ocasión este rezo, que contiene el Salterio: "¿De veras, jueces, administráis justicia, juzgáis según derecho a los hombres? ¡No! Conscientemente cometéis injusticias, abrís camino a la violencia en el país. Los criminales [...], los embaucadores [...] están envenenados con veneno de víbora, sordos como el áspid que se tapa el oído para no oír la voz de los encantadores, del mago experto en el encanto. Oh Dios, rompe los dientes de su boca, a estos leones, rómpeles las muelas; que se disuelvan como agua derramada, que se sequen como hierba que se pisa; pasen como la babosa que se deshace en baba, como el abortado que nunca vio la luz. Antes que vuestras ollas sientan la llama de la zarza, sea verde o quemada, las barra el huracán. El justo se alegrará [...] La gente dirá: «Sí, hay un premio para el justo. Sí, hay un Dios que hace justicia en la tierra»" (Salmo 58, 2-12)

Si nada de esto sabía, Senador, ahora ya lo sabe. Vivan ustedes en Cartago, en Moloch y en Sodoma. Nosotros nacimos y queremos vivir y morir en La Argentina.

No lo saludo atentamente, ni espero que se encuentre usted bien al recibir la presente.

Ciudad de la Santísima Trinidad, junio 21, 2018.


martes, 19 de junio de 2018

RESEÑA BIBLIOGRÁFICA

por Dardo Juan Calderón

SANTA JUANA DE ARCO, Reina, Virgen y Mártir. Primer estudio documental en español a la luz de sus procesos. MARIE DE LA SAGESSE SEQUEIROS SJM. Ed. Katejon, 2018.


El mes de mayo me deparó dos grandes alegrías, el libro del Padre Calderón -“El Reino de Dios”- y éste que reseñamos. Parientes cercanos ambos, pues tratan desde dos perspectivas distintas un mismo tema. El primero es una lección teológica sobre la política, y el segundo es la encarnación de esta misma teología política en la maravillosa Doncella de Francia. Sumo a ello que al presente lo fui leyendo casi siguiendo los mismos días de su “pasión” y teniendo fresco el otro, encontrando en las respuestas de la Santa la más elevada doctrina política, coincidente en un todo con las del actual teólogo y el Magisterio de la Iglesia, sobre todo el surgido de los Papas del Siglo XIX y principios del XX, que, curiosamente, fueron grandes devotos de Santa Juana, la canonizaron y la tuvieron muy presente para sus enseñanzas. Ellos hicieron la doctrina como fruto del estudio minucioso y la contemplación y en ello teniendo que salvar no pocos obstáculos dialécticos, siendo que de la Santa manaba esta misma doctrina como de manantial puro, por inspiración Divina, pero no como autómata, sino por intermedio de la preciosa inteligencia de esta dulce iletrada que se preñaba de sabiduría en un acto de perfecta obediencia y humildad.

He leído este libro sobre Santa Juana ahora sorprendido por su sabiduría, y una vez más conteniendo en mis ojos las lágrimas y en mi corazón la furia que me provocaron las apasionadas páginas de la buena monja. Si uno es católico, tratar a Juana desde cualquier costado, aún desde el más frío documentalismo, no produce menos que duplicar el enamoramiento por Ella y el deseo impotente de desandar la historia para besar el suelo que pisó, para por fin morir por ella contra los muros de Orleáns. Pero no es eso lo que nos toca, y debemos –con esta gran ayuda bibliográfica- sacar de la Santa toda esa sabiduría.

Hablar de análisis documental y de “pasión” a un mismo tiempo parece un tanto sorprendente, pero no son otros los sentimientos que embargan a la autora en este prolijísimo trabajo, que desborda en todas sus páginas el adusto subtítulo de “estudio documental” para ser una encendida defensa ante todos los tribunales que enfrentó Juana y a la que le fue siempre negada toda defensa. Impedida la autora por su sexo de imaginarse blandiendo la espada, y recurriendo a la toga que alguna vez colgó, vuelve sobre los siglos para sentarse a Su lado como abogada defensora y arremeter contra los inicuos jueces poniendo en la banca una enorme pila de documentos probatorios, meticulosamente ordenados para una exposición clara y contundente, no dejando lugar a dudas de la inocencia tanto por la fuerza de dicha documentación, como por la diafanidad jurídica de su lógica interpretativa. La exposición de tan voluminosa documentación sistematizada casi con primor en este libro, no nos deja perdernos en el bosque de papeles (y en las miles de trampas cazabobos) que pusieron los letrados con la multiplicación infinita de fojas (puestas sin duda para amedrentar futuras revisiones) y, por el contrario, nos conduce con un ritmo vivaz sorteando los laberintos trazados por el enemigo y convirtiéndolos en avenidas de claridad para un juicio certero. En esto, el trabajo no es simplemente la reproducción de documentos, sino que hay una pericia en la “defensa” muy valorable en la autora para exponerla de forma convincente y concluyente.

Pero no sólo se trata este libro de lo dicho, pues vuelta la Hermana Marie de su repaso histórico con todo aquel bagaje documental y con mucha audacia, intenta un “Recurso de Revisión” al proceso de Canonización de la Santa al que reputa insuficiente (sin usar esta palabra) y al que enfrenta no desde un espíritu lúdico o devoto, sino que evidencia una voluntad férrea de intentarlo efectivamente en los hechos y el derecho. Y esta es la clave jurídica o abogadil que debemos remarcar y tener en cuenta; no es sólo un ejercicio de revisar una causa histórica, sino que hay una voluntad y una pasión actual de reabrirla. La causa de Juana que lleva más de cinco siglos, amenaza con ser continuada.

Un recurso de revisión -en nuestra jerga- exige que haya –entre otras cosas– un “hecho nuevo” que modifique necesariamente el totum fáctico que ocupó la etapa de conocimiento de un juicio, y que en principio, hace suponer que otra hubiera sido la decisión si se hubiera tenido en consideración esta novedad. Y esto, este hecho nuevo, surge de las investigaciones del Coronel Boulanger, posteriores a la canonización y a las que la autora accede. Y es sin duda y en toda la línea un “hecho nuevo”, aún para los que creímos saber todo lo que concernía a la Santa. Esta investigación prueba fehacientemente que SANTA JUANA NUNCA ABJURÓ, lo que no es poco, desde su valor histórico en principio, desde la valoración psicológica del personaje en segundo lugar, y “probablemente” frente al juicio de canonización. Asimismo y probado que esta supuesta abjuración fue un fraude de los jueces y funcionarios eclesiásticos implicados, tanto en el juicio condenatorio, como (¡y esto es lo peor!) mantenida en el mismo juicio de rehabilitación, nos cambia completamente la ponderación no sólo de Juana, sino de aquellos infames jueces que si eran dignos de desprecio ayer, hoy sobrepasan esa medida, pues su maldad calculada pudo penetrar con mancha la rehabilitación y, quizás, la canonización. El “desmonte” de esta operación fraudulenta pergeñada por los miembros de la Sorbona está eficientemente probada por la autora, repito, con los elementos que otros aportan, pero con una eficacia que es de ella, pues sabemos los abogados que las profusiones documentales suelen ser una “contra” para los litigios si quienes los esgrimen no logran una exposición y concatenación clara de los mismos.

Ese hecho de la abjuración -o mejor, “acto jurídico”- que creímos muchos hasta ahora propio de la humana condición de la Doncella torturada, y que adoramos por ser parte de su Pasión, resulta que no fue así, que Juana fue firme y valiente a pesar del duro castigo y hasta el final, y nos muestran una nueva Juana. Es indispensable leerlo.

Provoca en la autora la intención revisionista el hecho de que Juana fue canonizada bajo el estricto título de Virgen, y para ella esto es una deficiencia, ya que debió además ser declarada Mártir y Reina, y en abundancia, ser considerada entre los Doctores de la Iglesia. Además solicita una condenación de los fraudulentos jueces. No se anda con chiquitas.

Veamos si nos convence.

Primera representación gráfica de la Santa,
en un códice contemporáneo
El que la Santa resulta “docta” en materia de Teología Política me resulta más que evidente después de la lectura que les menciono al principio, al punto que sus dichos y hechos resultan más que útiles para fundar con carácter de “definición segura” muchos puntos controvertidos en esta materia, y está por demás señalado este aserto en la obra fundándolo en las citas de varios Santos Papas de la Iglesia, citas que encontrarán hacia el final del libro. Fue en gran parte el genio y figura de Juana el que inspira el renacimiento y fortalecimiento de la Doctrina Política de la Iglesia ocurrida fundamentalmente con los Papas del siglo XIX. Hay además una razón providencial, señalada por San Pio X (quién tenía una imagen de la Santa en su escritorio), por cuanto el enorme retardo en la canonización producido por el resquemor político (resquemor que igualmente hizo que los mismos Papas acallaran durante todos esos siglos la más clara doctrina política frente a la presión de los estados “católicos”, asunto que trata el P. Calderón), recién se puede coronar una vez que Roma se enfrenta cara a cara con el Estado Apóstata y Anticristiano y, rotos los compromisos y cesados los cálculos políticos, ambas, la Doctrina y la Santa, surgen a la luz y la Gloria. (Estas son las ventajas de “libertad y claridad” que señalaba Thibon, de ya no tener de nuestro lado al “Gran Animal”).

¿Resultan ambas reivindicaciones anacrónicas, ahora que no hay nación alguna dispuesta a escuchar esta enseñanza ni seguir este santo ejemplo? Ya contestamos este argumento con el P. Calderón, sabiendo que la Providencia es Sabia, y nos reafirma la urgente actualidad de la figura de la Santa la publicación de estas dos obras “inspiradas” en personas de vidas consagradas.

Por el resto, objetemos. Y muchos dirán… ¿Para qué objetar?... Toda afirmación que no merezca alguna objeción, es que no ha sido ponderada. No se preocupen, se trata de un litigio, y del otro lado no hay solamente una angelical “hermanita”, que bien se ve a la “leona” cuando defiende.

La intención de declararla “Reina”, más allá de la justificación del entusiasmo y del principio estratégico jurídico de que hay que pedir más de lo que se pretende obtener, nos resulta contradictoria. Entiendo que la “clienta” se hubiera opuesto firmemente a esta pretensión de coronarla. De hecho la autora no la funda suficientemente. Cada lector hará su juicio.

¿Mártir? Aunque parezca evidente no lo es tanto, y la misma autora con honestidad y sin traicionar a los nobles contradictores de esta petición, nos trae algunas razones para confrontar y a las que pretende rebatir. Juana fue el “cordero” expiatorio de una reyerta dinástica entre católicos, y no fue llevada al cadalso por su fe, sino porque su santidad implicaba una significación legitimadora de uno de los bandos. Fue llevada para ser humillada y con eso deslegitimar al Delfín. No se impugnaba la Verdad, sino una consecuencia política. Pero el lector es libre de juzgar. Hay otra razón bastante sólida que no se tiene en cuenta: la Canonización es un acto del Magisterio Infalible, ¿puede no ser suficiente, es decir, errar por defecto o insuficiencia? ¿Había en el tribunal de canonización todavía razones para mermar la gloria de la Poucelle? Está el descubrimiento del Cnel. Boulanger, de primer orden para nosotros los hombres y que pone a la Santa en un lugar inédito hasta el momento, pero… ¿no lo tuvo en cuenta el Espíritu Santo?

Como abogado siempre aconsejo no “revisionar” una sentencia que nos hizo justicia, aunque parezca poca, porque puede ser peor. Pero en este caso el resultado está aquilatado de forma irreversible por el fallo Infalible, y… si no se puede venir a menos… ¿se puede ir a más? El asunto queda para los Teólogos, ya no llego. Entiendo que nada obsta a que se agreguen nuevos atributos, pero en este caso, ya habían sido ponderados.

¿Nos queda corto el que Juana fuera solamente “Virgen”? Malos tiempos en que algo así pueda ocurrir. Pues no hay bajo los Cielos (y aun por sobre los ángeles) título más enorme. Habría que ahondar en que la calidad Virginal aumenta y concluye con la calidad doctoral; influye, y no poco, en la inteligencia y sabiduría de las cosas celestes. Esto lo saben bien los vírgenes… y los muy pecadores.

Pero estas objeciones hacen en gran parte a lo interesante del libro y el lector tomará partido.

Ahora… hay “críticas”. Unas pocas.

Se cargan las tintas sobre el Rey Carlos VII, lo que es un lugar común de las hagiografías y que es contradicho por la Santa que lo defiende en el mismo proceso como un “buen cristiano” y aconsejable político, y sabemos por la autora que Juana no era de servir compromisos que no respondieran a la estricta y simple verdad; si lo dijo, es porque era así. Se dirá de él que es un “pusilánime”, dudoso y otras linduras, todas ecos de la difamación borgoñona y de la endeble figura física que poseía. Era “flaco” y patizambo; sin embargo combatió con fiereza, fue muy culto, tuvo once hijos y ¡hasta una amante! (tiempo después). Fue un buen Rey y abrochó eficazmente el asunto “inglés” rescatando lo borgoñón, no permitiendo una amplificación interna del conflicto. Muy valiente antes y después de la intervención de Juana en múltiples batallas, los franceses deben estar contentos con él. Tuvo una infancia difícil, con un padre loco y una madre liviana que hasta puso en duda su generación legítima. En fin, tuvo una gracia especial que fue a la misma vez su problema, se encontró a su lado con un milagro y una Santa, y nunca pudo comprenderlo del todo (como nosotros mismos hasta hoy), y el común de los mortales no estamos a la altura de esas circunstancias. Hizo todo lo que pudo hacer dentro de una actividad razonable, prudente, y hasta audaz. Denigrar al Rey es denigrar la misión de Juana y no hay razones para ello. ¿Que a todos nos hubiera gustado que sea más heroico y haya entrado a la Sorbona a caballo cortando cabezas? Sí, pero eso no lo hace un político. Ni lo debe hacer. Sabemos que los intelectuales son una miseria y los jueces otra peor, pero la política se hace con lo que se tiene. El Rey “abandona” a Juana a la misma vez que la abandonan sus voces (y no se puede hablar de un verdadero abandono, sino de razones de estado frente a circunstancias poco oportunas y hasta impedientes para salvarla), el “camino”, o “via crucis” de Juana ya excedía la voluntad de los hombres – que volvían a ser librados a su propia suerte- y entraba en el misterio del Bautismo de Sangre. (Esto lo pondera debidamente Mark Twain que, curiosamente, no ha sido tenido en cuenta en este trabajo).

Lo dicho merece un párrafo para el lector, que proviene de la experiencia. En sus páginas nos parecerá que todos esos personajes de la más granada intelectualidad y judicatura clerical francesa (a la que la autora con femenina furia quiere condenar) de aquella Francia aún católica, resultan espantosamente malvados. Y no es así. Estos personajes siempre han sido y son así. La impugnación de la fraguada abjuración descubierta por Boulanger y seguida por la autora, por momentos parece basarse en una exagerada malicia, pero sin embargo ¡resultan tan reconocibles las maniobras para los que hemos transitado parecidos espacios de poder! Los jueces hacen esas cosas todos los días y los intelectuales de igual forma, ambos sirviendo al poder de turno pero protegiéndose del próximo. Lo que produce la diferencia –como en el proceso de Cristo- es la “total inocencia” del chivo expiatorio, que rara vez se da. En nuestra vida extrañamente encontramos inocencias totales y absolutas, y cuando alguien es usado de cabeza de turco nos decimos que si no por esa, será por otras, pero la injuria nunca es tan grave. El problema de todos estos “funcionarios” es encontrarse con uno “sin mancha alguna”, ya que esta condición - de un hombre santo - lo saca de la jurisdicción humana que estará siempre predestinada a errar en asuntos de pureza y sólo acierta por aproximación en la bruma de la torpeza. La Hermana Marie nos dibuja esta desesperación en el tribunal que, confiado en encontrar una u otra cosa reprochable en el reo durante el proceso –como siempre ocurre– hacia el final y cobrando cada vez más conciencia de la pureza del accionar de la Poucelle, ya imposibilitados de recular frente al compromiso contraído con el poder -pero no desestimando un cambio de patrón- recurren al fraude probatorio y la falsificación documental hundiéndose en un abismo de conciencia. En eso se centra el drama de unos y otros y es relatado y expuesto de manera magistral por la abogada defensora.

Pero volvamos a las críticas. Fácilmente entendemos el drama joánico como un asunto de ingleses contra franceses, unos malos y otros buenos, y en ello explotamos en una algarabía pro-francesa. La disputa no era tan así, pues la cuestión era dinástica y las nacionalidades no tenían tanta resonancia en aquellos tiempos, de hecho en ambos bandos guerrearon varias nacionalidades, y varias victorias logró el Delfín con los escoceses y españoles, mientras del otro lado se confundían ingleses y franceses. Los franceses podrán jactarse de haber tenido a Dios de su parte, pero fueron ellos mismos –revisen los apellidos– los que la llevaron a la hoguera (Boulanger acusa sin más, del fraude y la inquina, a la muy parisense Sorbona que jugaba en ello su prestigio). Francia tiene la gracia y tiene el baldón. ¿Fue Francia la niña de los ojos de Dios? ¿La Francia que ya con el mismo Delfín coronado iniciaría el galicanismo eclesiástico? Que prontamente traicionaría a la Cristiandad con el turco y que iniciaría un derrotero de traición revolucionaria en unos siglos… ¿Fue Juana para Francia, o… Juana para la Iglesia? Quienes sacarán de Ella el sumo de su gracia serán unos Papas italianos. No es tan evidente un Dios del lado de Francia, como el de un Dios del lado de Su Iglesia, quizá pisando un plato de la balanza de fuerzas para equilibrar la Cristiandad y dar una lección eterna. Dice Benedicto XV en ocasión de su beatificación: “Esto no sucede sin un secreto designio del cielo en una época en que los gobernantes no quieren reconocer el reinado de cristo”. (Pag. 393)

Encontramos en el libro un entusiasmo por la “predestinación” de Francia hacia una misión terrena providencial (mismo error suele producirse con las revelaciones de Fátima al respecto de otras naciones, cuando lejos de haber predestinaciones, hay claras admoniciones que prevén la traición), y aceptamos con simpatía el jugar con una posible “Segunda Venida de la Santa” en estos términos. Pero la historia es otra. No es en la historia de los hombres que buscamos su significado, sino en la historia de Su Reino, de Su Iglesia. La misión de Juana no tiene tanta significación en aquel momento histórico, aunque resulte espectacular, y aunque parezca que Dios salvaba a Francia de los ingleses (pues tampoco esto es tan así, el cambio de dinastía podía significar una preponderancia, con la nueva casa reinante, tanto del elemento nacional inglés con un Bedford, como del francés con los borgoñones. Carlos V –o I- de España, era un “alemán”, y terminó siendo el más español de los monarcas) como lo tiene en el momento de su Canonización para la Iglesia universal, y esto se produce en el siglo XIX, el siglo masón, en el que Francia está a la cabeza de la Revolución en el mundo.

Si es por hacer juegos, sí veo en Francia una nueva Juana, enfrentada/o contra toda la curia, condenada/o –excomulgado- por mantener Roma compromisos humanos y evitando lo doctrinario -por un parecido Cauchón y parecidas Universidades- y luego rehabilitada/o, pero dejando en la rehabilitación, con astucia, a salvo a los injustos condenadores; que resultaban ser los mismos unos y otros, como aquella vez, y por parecidas o idénticas razones. ¡Ya salió el lefebvrista, dirán! Sí, pero concedan en que este Obispo ya se inscribe en un misterio de intervención divina en tiempos de apostasía de la Iglesia, y que los parecidos no son tan caprichosos, siendo que en este último el carácter de “francés” carece de gran significación. Y no crean que me quejo de ninguna de las dos rehabilitaciones, Dios escribe recto en renglones torcidos. Bastaría para afirmar el parecido una canonización de Mons. Lefebvre dentro de quinientos años.

Vamos a lo final. La autora zanja con felicidad el problema de Juana “condenada por la Iglesia”. La Sorbona salvó esta contradicción con una rehabilitación producida por sus mismos jueces, al inculparla de una debilidad a la acusada que los indujo a errar sobre su malicia, y que llevó a equivocación al Tribunal “inocente”. Maniobra perfecta de leguleyos que servía a todos los intereses políticos en juego; sí, fue un error, pero producido por la misma Juana. Ahora que sabemos que no hubo tal cosa, y que los jueces fraguaron esta “culpa”, entonces volvemos a enfrentar el problema de la “contradicción de la Iglesia” en toda su dimensión.

Como dije, la “abogada” demuestra todas las irregularidades procesales y jurisdiccionales, sumadas al hecho que sus jueces ya estaban en voluntad cismática con Roma, más la negativa –nulificante del proceso- de la apelación a Roma oportunamente hecha por la Santa que impidió el conocimiento de la causa por el Tribunal Supremo (el Papa).

¿Dónde estaba la Iglesia? ¿De qué lado? Y esta pregunta es hoy más acuciante que ayer ¿Dónde está la Iglesia, que excomulga santos y canoniza infames? De manos de una cita del P. Castellani, la Hermana hace luz; dice el buen Cura compatriota: “la Iglesia estaba en Juana”. Y, en efecto, sirve también para hoy: la Iglesia está en sus Santos, siempre; el problema es saber verlos.

Entonces, no hay tal contradicción, no fue la Iglesia quien condenó a la Santa, sino unos malos “hombres de iglesia” como Ella bien los llama. La Iglesia es quien la canoniza, por moción de un Papa beato y la firme convicción de otro Santo.

Sin embargo… ¡ay de los buenos abogados! (que tienen que ganar las causas). La autora hacia el final del libro nos trae dentro de su defensa una cita del Papa Francisco, quien, con su proverbial confusión nos dice al pasar, en una homilía, que Juana fue “juzgada con la Palabra de Dios, contra la Palabra de Dios” (pag. 427), ¡y la festeja!

Ella misma nos ha dicho y fundado que esto no es así. Y la frase es en sí misma una de las acostumbradas blasfemias de este “hombre de iglesia”, que si aun haciendo fuerza puede interpretarse como una “paradoja” literaria (más del tipo de las de Arjona que de las de Chesterton), pero no cuando ambas referencias al Verbo Divino están puestas con mayúsculas. Es evidente en dicha sentencia la intención ideológica deconstructiva del Magisterio, exponiendo en el caso de Santa Juana una contradicción de nada menos que la “Palabra de Dios” consigo misma.

¿Acusamos a la monja de coincidir con esta falacia? Jamás. Pero dijimos antes, y remarcamos, que su trabajo hace presumir con fuerza una voluntad de “reabrir” el proceso. Y los abogados nos tentamos de congraciarnos con los posibles jueces que siempre son deficientes. Aun cuando el compromiso siga siendo con la Verdad, no lo es con toda la honestidad de los medios (algo sabemos de eso).

Al final del libro nos trae la autora una imperdible y jugosa entrevista al Dr. Jacques Trémolet de Villers, el que señala como abogado -más allá de los aciertos maravillosos de la propia defensa de Juana- ciertas “torpezas defensivas”: no concedió en la adulación a los Jueces y se dio el gusto de desautorizarlos y avergonzarlos hasta con ironías, cosa que es pecado mortal para un abogado. Y la autora debió mantener este tono valiente aún en defecto de sus posibilidades de éxito.

La recomendación de la lectura del libro es enfática, pero la voluntad que adivino de revisionar la causa no la acompaño ni la recomiendo. Puede resultar -en buena intención y exceso de emoción- una duda que se clava sobre un acto de Magisterio Infalible que, como ella misma demuestra en las citas, hizo una prolija ponderación de todas las cosas y, por último, el previsible tribunal de esta revisión es bastante peor que el que la condenó.
                  

lunes, 18 de junio de 2018

LA QUE ESPERA

por Antonio Caponnetto

En los días aciagos de la legalización del aborto, los obispos se pronunciaron con un texto vergonzante que escandalizó a muchos fieles. Porque abajando lo sacro y tomando en vano el nombre de Dios, osaron comparar a María Santísima con una mujer cualquiera víctima de un embarazo inesperado. Dicen los teólogos que Cristo –como todo hijo varón que se precie de tal- no permite que insulten a su madre. Y cuando esto sucede, su intervención está próxima y cercana. Entretanto, Nuestra Reina y Señora, no puede quedar sin desagravio.
 
 Imagen relacionada

                                                                A Magdalena Bosco, mi más pequeña ahijada.

Cuando Dios dijo Hagamos con su ser Uno y Trino,
instante bendecido que en sí mismo abrevaba,
Origen de los ritmos, las ráfagas o el alba:
ya María esperaba.

En el trono del Padre, el del Pneuma y del Hijo,
solamente una Luna su cuerpo retrepaba,
incoada en el solio trinitario y eterno:
ya María esperaba.

San Joaquín y Santa Ana rogaron el obsequio
de aquella gravidez que al lirio acuartelaba,
se alegraron los cielos y la tierra era un salmo:
ya María esperaba.

La dotaron de un nombre pero ella era inefable,
¿con qué letras llamarla si su voz albriciaba?
su nombradía dulce encerraba un acíbar:
ya María esperaba.

Servidora en el templo entre ancianos prudentes,
en honda expectación un secreto velaba,
oyó las Escrituras, vio el Árbol de Jesé:
ya María esperaba.

Y el día en que el Arcángel pronunció su “No temas”
(Fra Angélico asegura que el azul aleteaba),
izó un canto laudante, enarboló la gracia:
ya María esperaba.

Sobre el lomo de un rucio, San José con las riendas,
a Belén se encamina, la estrella pastoreaba,
se vistió de pesebre la vigilia del parto:
ya María esperaba.

Por Caná hay una boda con sabor a verbena,
con tinajas vacías,sólo el agua escanciaba,
le pidió con los ojos el prodigio del vino:
aún María esperaba.

Lo desclavaron muerto,martirizado, roto,
lo posó en su regazo que el Verbo amurallaba,
le besó las heridas,los párpados sangrantes:
aún María esperaba.

Tu preñez,tu cintura vuelta cántaro pleno,
tu gestación prevista como una primavera,
te agradecen los coros angélicos diciendo:
 Es Ella, La que espera.


jueves, 14 de junio de 2018

LAS PROFUNDIDADES ABISALES

Vidi praevaricantes, et tabescebam
quia eloquia tua non custodierunt.
(Ps. 118, 158)

Que una nación con amplia mayoría de bautizados (especialmente, y por razones de edad, entre los legisladores) apruebe con obvia incidencia normativa el masivo despedazamiento de inocentes, es un dato indisociable de la Apostasía -así designada, por antonomasia, en la epístola paulina que nos habla del advenimiento del Adversario. Los prevaricadores que el salmista contemplaba y que le producían asco son ahora los hijos de esa nación antaño cristiana que, como la cerda recién lavada, vuelve a revolcarse en el cieno de las idolatrías más denigrantes. Ni siquiera los "pueblos originarios" cultivaron formas de crueldad tan refinadas.

Que la Universidad, institución de origen católico y medieval concebida para la consecución y enseñanza de la Verdad, prohíje hoy a esas runflas emputecidas que piden aborto mientras éste sea el de los otros («el infierno son los otros», en confesión de J. P. Sartre), obliga a pensar en el carácter benéfico y purificador que podría atribuirse a los tsunamis en ciertas ocasiones. 

Que los diputados del régimen cuyo nombre («democracia») evoca el de una meretriz gastada y sin encantos, se hagan ciegos a las evidencias y sordos a los entimemas que exponen el carácter criminal del aborto, dando pábulo a las falacias más risueñas ("derechos de la mujer", "salud pública", etc.), impenetrables a la voz de su propia conciencia, con señalado número de indecisos hasta el final -en explícito testimonio de la venalidad parlamentaria-, demuestra lo inútil de la espera de Martín Fierro por aquel «criollo [que venga] a esta tierra a mandar». El bueno de Anzoátegui veía a este criollo providencial encarnado en un dictador «valiente, honrado y pintón». A cambio, padecemos a un presidente criptojudío con acciones en sociedades offshore.

Monseñor Eduardo Martín,
pusilanimidad en envase grande 
Que la porquería de obispos que tenemos no sean capaces de hablar con la sapiencia y el coraje atribuibles a su cargo y, en cambio, como monseñor Martín (ese hombrón de dos metros que se desempeña o, mejor, se despeña como arzobispo de Rosario), se limiten a musitar que la legalización del aborto es, apenas, «un retroceso como sociedad» (suscribiendo, de paso, la pamplina del evolucionismo histórico) trae inmediatamente a la memoria aquella maldición de Apocalipsis, 3, 16: «porque eres tibio, y no eres frío ni caliente, te voy a vomitar de mi boca». Francisco, por supuesto, da la tónica en esta pesadilla, omitiendo involucrarse en un asunto que flagela a su propia patria y adoptando, en cambio, en las contadísimas ocasiones en que le arrancan algún juicio desleído, la nomenclatura de los ideólogos de la muerte, trocando «aborto» por una eufemística y mendaz «interrupción del embarazo». 

Sí, al considerar la colusión de la sociedad religiosa con la sociedad política -ambas entrañablemente corrompidas- en la consagración de este portento de abominación y cobardía que es el aborto, viene a las mientes aquel otro pasaje del Apocalipsis que trata de esa simuladora llamada Jezabel (2, 20), que «enseña y seduce a mis servidores hasta hacerles fornicar y comer las carnes inmoladas a los ídolos», artes bien conocidas por los nicolaítas (2, 15), que representan al clero laxo. Son las «profundidades de Satanás» (2, 24), de las cuales nos mantendremos a salvo permaneciendo firmes en la fe hasta el fin, «hasta que Yo vaya» (2, 25).

lunes, 11 de junio de 2018

UN COCODRILO EN EL FREEZER

por Dardo Juan Calderón

El Blog “Los Cocodrilos del Foso” nació como una respuesta jocosa ante los intentos activistas y entristas que inquietan a las ciudadelas tradicionalistas, y que, a cada instante, como las sirenas de Ulises, los llaman desde un camuflado mundo “neutro” a participar de un diálogo tramposo en que el número, la cantidad, la emoción y las “razones”, parecen darnos la esperanza de ganar una batalla efímera sobre un tema circunscripto por el enemigo, cuya estrategia no es otra que establecer el principio de que las reglas del combate son –justamente- el número, la cantidad, la emoción y las “razones”. Donde se busca el abandono de la “celda” (vieja receta medieval) por la calle, y la cuita de la palabra encarnada en el testimonio personal, por el uso del eslogan en los mass media . 

Uno quería decir con el título que, lejos de ser una de las torres de la espiritual ciudadela donde brilla como una estrella navideña, casi imperceptible, la luz de la vela de aquel monje que está gestando el diagnóstico justo y la terapia acertada (llamita a la que en las frías y húmedas noches se dirige la mirada lacrimosa del saurio con sus fauces pegadas a La Reja, esperando el nacimiento de una buena misión para ser encarnada por una elite probada en el sacrificio de la “relegación sociológica”), nos contentábamos con ser solamente uno de esos cocodrilos del foso.

Pero los tiempos urgen para el impaciente y ni el foso ni los muros contienen las ondas que penetran por el éter. Ya nadie espera el resultado de la paciente obra del monje ni la reconocen cuando sale, y una sangre liviana bulle en la tropa. Como bien lo ha descripto Dostoievski, hay momentos en que la necedad se desborda y hay que esperar lo peor de los mejores. Los caballos se encabritan en las gateras y sin esperar que baje la bandera de la Cruz, saltan ante el primer trapo que el viento levanta.

La Ciudadela ha desbordado los muros y ha salido a la calle con un argumento sensiblero lanzado por los enanos histéricos, profesionales de la agitación, y hoy, un Durán Barba (¡¿?!) nos marca la agenda, llamándonos a empatar -para la diversión de sus chanchullos- el bullicio que ha provocado en las hordas demoníacas con el chillido visceral y feminoide de una burguesía “bien pensante”.

Nadie se sentará a leer y rumiar el libro de un monje cuando la calle los llama. Y a los cocodrilos toca volver a los pantanos sin ensayar razón alguna, pues como dice Senior “los cambios profundos son lentos y, a los efectos prácticos, imposibles, pero la decisión de cambiarse a uno mismo es irreflexiva e instantánea, una sístole del corazón”.

Y así es, “una sístole del corazón” -irreflexiva- es la que nos saca en un instante del ruedo, para masticar en silencio la buena comida de los mejores libros que en un susurro, como una brisa que nace en un lejano mar de calma, nos llega entre el bullicio de un arrebato artificial y fraudulento. Pues de lo contrario, nos ahogaríamos en el desprecio, aún de los más amados.


miércoles, 6 de junio de 2018

LA SELECCIÓN ARGENTINA DE FÚTBOL REHÚSA REUNIRSE CON FRANCISCO

Otros tiempos, cuando integraba la albiceleste
En un episodio que los medios reportan con indisimulado desconcierto, los jugadores de la selección argentina de fútbol decidieron suspender hasta mejor sazón la visita que tenían programada con Francisco en su residencia de Santa Marta. El relevante encuentro ya había sido anunciado urbi et orbi por el parlero vaticano acreditado ante los medios, que debió recular a poco hecho el anuncio ante el sorprendente cambio de planes de los amansadores de pelota. El plantel argentino, actualmente en Barcelona, tenía previsto pasar por Roma para recibir la bendición papal antes de viajar a Rusia a disputar el mundial. Es más: a la cancelación de la audiencia con Francisco -debida, según la comunicación oficial, a «problemas de logística, porque la delegación debía viajar al día siguiente a Israel [a disputar un encuentro amistoso con la selección local], por lo que la visita al Vaticano implicaba un desgaste enorme»- se sumó la anulación del compromiso sucesivo con los hebreos, que incluía la visita guiada al muro de los lamentos, con un Messi que vestiría la kippah para apoyar publicísticamente a la causa israelí en su inocente masacre de palestinos. Parece que el capitán de la selección fue intimidado en plena concentración barcelonesa por manifestantes de aquella nación árabe, que exhibían camisetas con los colores argentinos teñidas de sangre mientras le pedían a viva voz que desistiera de ir a Israel con sus compañeros. Por lo visto, la admonición surtió efecto.

Pero con o sin partido con los judíos (que en estos momentos está concitando toda suerte de intercambios de cancillería entre las dos naciones involucradas para instar a los jugadores a revisar su terrible decisión), interesa destacar que los futbolistas argentinos "gambetearon" el compromiso con El de Blanco por motivos que desconocen los charlatanes de prensa, pero que desde aquí podemos revelar dando a conocer en exclusiva la comunicación enviada a Francisco por uno de los futbolistas -aquel que sus propios compañeros reconocieron como el más idóneo en el manejo de la diplomacia-, cuya identidad mantendremos bajo sigilo. Su notificación a Bergoglio reza lo siguiente:


Santidad:
sabemos de su afición por el balompié, vulgo fóbal, que tantos desvelos provoca a nuestra vocinglera gente y a los empresarios que parasitan este espectáculo mega-circense. Y aunque los protagonistas no estamos exentos de ganancias astronómicas (lo que nos exige cuidar nuestras piernas más que a nuestras almas), aún conservamos suficiente apetito de gloria (la terrena, se entienda), y estamos ávidos de volvernos a nuestra querida patria con la Copa. Según aquello de Ii qui in stadio currunt, omnes quidem currunt, sed unus accipit bravium, no queremos descuidar detalle alguno para que el triunfo sea al fin nuestro.
Ahora bien: no podemos pasar por alto la memoria que guardan aquellos nuestros compañeros que participaron del anterior mundial, cuando, habiendo visitado a Su Santidad según efusiva invitación que Ud. les formulara poco antes del certamen, un agorero Jorge Mario les comprometió el máximo galardón, con el noto resultado posterior de la final perdida contra los alemanes en tiempo de alargue, para desazón de todos nuestros connacionales. Le confieso que alguno de los partícipes de entonces supo echar más de una sonora maldición a Su Santidad, con inclusión de sus parientes más próximos, en especial su madre de Usted, responsabilizando a su entero árbol genealógico del insuceso. A más, ahora viene otro que nos trae un extenso elenco de hechos que lo tienen a Ud. como propiciador (yeta o mufa, en rioplatense), y que, sin pretender reseñarlos por completo, incluyen:
- la vez que soltó dos palomas blancas desde el balcón de San Pedro, y fueron atacadas por una gaviota y un cuervo;
- o cuando viajó a Río de Janeiro, y un rayo azotó un dedo del monumental Cristo Redentor de la ciudad carioca;
- u otra vez cuando, al celebrar Misa al aire libre en su visita al Paraguay, catorce feligreses fueron mordidos por víboras venenosas; 
- o su encomio público del pastor protestante Tony Palmer, seguido de la muerte de éste, con intervalo de pocos días, en un accidente de tránsito;
- o su apoyo al referéndum por el en Colombia, con el consiguiente triunfo del no;
- o sus críticas frontales a Trump en la última campaña presidencial de EEUU, con el posterior triunfo de éste;
- o su notorio espaldarazo a Cristina Kirchner y a su candidato antes de las últimas elecciones presidenciales en la Argentina, y el triunfo consecutivo de Macri;
- o la audiencia concedida al presidente ecuatoriano Rafael Correa, que fue seguida (con diferencia de minutos) por un terremoto desatado en el país andino;
- o el incendio sufrido por la Basílica de la Natividad, en Belén, a menos de dos días de que Ud. la visitara;
- o la caída de una imponente cruz de Juan Pablo II en Brescia, Italia, con la consiguiente muerte del joven aplastado por la misma, pocos días antes de que Ud. procediera a la canonización del polaco pontífice;
- o la caída de parte del techo de la basílica de San Pedro a poco de que Ud. hubo pronunciado su memorable negación de la condenación eterna y su teoría de la "aniquilación de las almas" de los réprobos;  
 (habría que añadir otras de su cosecha cuando era Ud. arzobispo de Buenos Aires, como cuando el "Coco" Basile lo echó del vestuario de San Lorenzo que Ud. visitaba antes de cada partido con el saldo de una imparable seguidilla de derrotas del equipo de sus amores, suerte que cambió radicalmente después de su expulsión). 
Usted sabe de sobra, Santidad, cuánto en nuestro gremio somos proclives a la "cábala", debiendo entenderse por esta inexacta expresión las supersticiones de todo tipo, estableciendo causalidades imaginarias entre algunos gestos que practicamos con el mayor rigor (como atarnos los cordones delante de la tribuna, o tocar la cabeza de un compañero designado para tal ritual) y el subsiguiente éxito deportivo. No queremos ofenderlo, pero creemos que ese "Dios de las sorpresas" que Ud. invoca asiduamente (y no sabemos si con este inaudito alias se refiere al Dios Uno y Trino) ha ofrecido tal acumulación de signos no tanto para sorprendernos como para suscitar nuestra advertencia. De modo que adscribirlos a superstición -por muy mala y merecida fama que tengamos los futbolistas a este respecto- ya resulta poco realista y evasivo. Cábala, por lo demás, y stricto sensu, hallamos en sus enseñanzas sobre el Espíritu Santo como «desastre», o sobre las presuntas disputas en el seno de la Trinidad Beatísima, palabras que recibimos más con horror que con "sorpresa". Motivos todos que nos compelen, Santidad, a no querer hallarnos en las manos que Ud. estrecha, en las frentes que Ud. bendice. Queremos ganar el mundial, lo que nos obliga a poner proa a Rusia prescindiendo del favor que Ud. entienda concedernos.
Lo saluda, orando ante el Omnipotente por Ud. y por nuestro éxito,
XX,
marcador lateral por ambas bandas,
 también volante tapón de esos que salen con los tapones de punta,
y aun cabeceador de adoquines
y utilero, cuando lo precisan. 
   

lunes, 23 de abril de 2018

FRANCISCO NIEGA LA NECESIDAD DE LA FE EN JESUCRISTO


por Miles Christi 
(pdf aquí)

 Francisco se complace pervirtiendo la fe de los niños en una parroquia romana[1]

                    
El domingo 15 de abril Francisco visitó la parroquia romana de San Pablo de la Cruz[2]. En el encuentro que tuvo con niños de la parroquia, una niña le preguntó si los que no han sido bautizados son hijos de Dios[3]. A lo cual Francisco respondió con otra pregunta, sibilina y maliciosa en grado sumo, haciendo creer a la pequeña, como buen modernista, que la “verdad” debe ser encontrada en las “profundidades del corazón humano”: “¿Y tú ¿Qué piensas al respecto? ¿Qué te dice el corazón? La gente no bautizada, ¿es hija de Dios o no?”

Cuando la pobre criatura le hubo respondido afirmativamente, Francisco le hizo saber que ella había respondido correctamente a su pregunta y la felicitó por tener un buen “olfato cristiano”, ya que “todos somos hijos de Dios”, incluyendo a “los no bautizados” y a quienes profesan “religiones muy distintas, y que tienen ídolos.”[4]

Finalmente, Francisco explicó que la diferencia entre los no bautizados y los bautizados reside en el hecho de que estos últimos son “más hijos de Dios” [!!!] que los primeros. Es decir que, según Francisco, el bautismo no confiere la filiación divina por adopción -sólo Cristo la posee por naturaleza- sino que provoca en quien lo recibe un mero aumento de “intensidad” en su originaria y natural filiación divina -concepto soberanamente absurdo, como si pudiese existir una gradación en la filiación-, la cual debe, por consiguiente, atribuirse indistintamente a todos los hombres, en virtud de su común carácter de “creaturas”.[5] Lo cual implica, lógicamente, la abolición de la distinción entre el orden natural y el sobrenatural, con todas las consecuencias que esto trae inevitablemente aparejadas en el plano teológico, a saber, el panteísmo modernista de la “inmanencia vital”, que hace de la conciencia humana la fuente de la revelación divina: -releer al respecto la luminosa encíclica Pascendi de San Pío X[6]-.

Luego un niño, cuyo padre ateo había muerto recientemente, le preguntó si él piensa que “está en el Cielo”, a lo cual Francisco respondió de manera afirmativa[7], dado que seguramente era una “buena persona”, y aconsejó al pequeño que le hablara y que le rezara (!!!) -Parla con tuo papà, prega tuo papà-. No le pidió que rezara por él, lo cual es el primer reflejo que todo buen cristiano tiene hacia un ser querido fallecido, sino que lo animó a que le rezara a él, como si se tratara de un santo, como si fuese un hecho cierto e indubitable que su padre no solamente se salvó, sino que, además, consiguió sortear los suplicios del Purgatorio, siendo admitido directamente en las filas gloriosas de la Iglesia Triunfante, con su alma resplandeciente e inmaculada gozando para siempre de la visión beatífica…

Estamos aquí ante una antítesis grotesca de la necesaria y piadosa obra de misericordia espiritual que un auténtico Vicario de Cristo debería haber inspirado en el alma de esta pobre criatura, explicándole que sus oraciones en favor de su difunto padre podrían serle de gran provecho, ya sea ayudándolo a que haya recibido de parte de Dios la gracia de la conversión final, ya sea, en caso de haberse salvado, contribuyendo con sus plegarias a que saldara las penas temporales debidas por sus pecados, abreviando así su estancia purificadora en el Purgatorio.

Pero no, de estas elementales consideraciones cristianas ante la muerte, ni rastros siquiera hallamos en el discurso bergogliano. En efecto, gracias a Francisco, ni el padre del niño podrá contar con los píos sufragios de su hijo, ni éste conocerá la verdadera doctrina cristiana sobre la necesidad del bautismo -in re o in voto[8]- y de la fe en Jesucristo para alcanzar la vida eterna.

Francisco mintió descaradamente a todos esos pequeños que inocentemente acudieron a su encuentro en esa parroquia romana, a los que no solamente omitió brindar el benéfico alimento de la enseñanza evangélica sino que además engañó con una malicia diabólica, iniciándolos a las elucubraciones envenenadas de la gnosis panteísta[9].

No le vendría mal al impío ocupante de Santa Marta releer el siguiente pasaje del Evangelio según San Mateo, en el cual Nuestro Señor advierte severamente a quienes constituyen una ocasión de escándalo para los niños que creen en Él:

“Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor sería para él que se le colgase al cuello una piedra de molino y que se le hundiese en lo profundo del mar.” (Mt. 18, 6)

La doctrina profesada por Bergoglio, por tanto, se encuentra en las antípodas de la revelación divina. Se trata, lisa y llanamente, de una herejía manifiesta y notoria. Esto ni falta hace demostrarlo, pues debería de ser algo perfectamente claro para cualquier cristiano que conociera mínimamente el catecismo o que hubiese leído el Nuevo Testamento. Más aún: con anterioridad a Vaticano II, cualquier niño cristiano hubiese estado en condiciones de percibir inmediatamente el embuste y de refutar sin vacilar tamaña impiedad. No obstante la evidencia flagrante de la patraña bergogliana, y para utilidad de aquellos que pudiesen abrigar dudas al respecto, he aquí algunas citas del magisterio de la Iglesia,[10] a los efectos de disipar cualquier tipo de escepticismo:

552.- ¿Qué es el sacramento del Bautismo? El Bautismo es un sacramento por el cual renacemos a la gracia de Dios y nos hacemos cristianos. 553.- ¿Cuáles son los efectos del sacramento del Bautismo? El Sacramento del Bautismo confiere la primera gracia santificante, por la que se perdona el pecado original, y también los actuales, si los hay; remite toda la pena por ellos debida; imprime el carácter de cristianos; nos hace hijos de Dios, miembros de la Iglesia y herederos de la gloria y nos habilita para recibir los demás sacramentos. (Catecismo mayor de San Pío X[11])

El Bautismo es el sacramento de la regeneración por el agua con la palabra, pues naciendo por naturaleza hijos de ira, por él renacemos en Cristo hijos de misericordia e hijos de Dios. […] La ley del Bautismo ha sido impuesta por Dios a todos los hombres, de modo que si no renacen para Dios por la gracia del Bautismo, son engendrados por sus padres para la muerte eterna: Quien no renaciere del agua y del Espíritu Santo, no puede entrar en el Reino de Dios. […] El Bautismo confiere al alma la divina gracia, con la cual queda justificada, hecha hija de Dios y heredera del cielo, y adquiere una hermosura divina a los ojos de Dios. (Catecismo del Concilio de Trento[12])

El primer lugar entre los sacramentos lo ocupa el santo bautismo, que es la puerta de la vida espiritual, pues por él nos hacemos miembros de Cristo y del cuerpo de la Iglesia. Y habiendo por el primer hombre entrado la muerte en todos, si no renacemos por el agua y el Espíritu, como dice la Verdad, no podemos entrar en el reino de los cielos. (Concilio de Florencia, Decreto sobre los Armenios, Dz. 696)[13]

Después de la miserable caída de Adán, todo el género humano, viciado con la mancha original, perdió la participación de la naturaleza divina y quedamos todos convertidos en hijos de ira. Mas el misericordiosísimo Dios de tal modo amó al mundo, que le dio su Hijo Unigénito, y el Verbo del Padre Eterno con aquel mismo único divino amor asumió de la descendencia de Adán la naturaleza humana, pero inocente y exenta de toda mancha, para que del nuevo y celestial Adán se derivase la gracia del Espíritu Santo a todos los hijos del primer padre; los cuales, habiendo sido por el pecado del primer hombre privados de la adoptiva filiación divina, hechos ya por el Verbo Encarnado hermanos, según la carne, del Hijo Unigénito de Dios, recibieran el poder de llegar a ser hijos de Dios. (Pío XII, encíclica Mystici Corporis, § 6)[14]

Se podrían multiplicar ad infinitum las citas, que Francisco de ninguna manera puede ignorar, pero con éstas basta y sobra. Al negar la necesidad del bautismo y de la fe en Jesucristo para alcanzar la filiación divina por vía de adopción, Francisco suprime de hecho la distinción entre la naturaleza y la gracia -lo cual lo hace incurrir en el error panteísta[15]-, volviendo ociosa la obra de la Redención operada por Nuestro Señor Jesucristo en el altar de la Cruz y la misión divina por Él confiada a su Cuerpo Místico, la Iglesia[16].

Concluyamos esta breve nota con una cita del prólogo del Evangelio según San Juan, que pone más en evidencia aún, de ser esto posible, la herejía naturalista y panteísta que difunde desvergonzadamente y con un cinismo a toda prueba Francisco desde hace ya más de cinco años, ante el silencio ensordecedor de la casi totalidad del clero católico, perros mudos e indolentes[17], incapaces de discriminar una verdad de fe de una herejía, trágicamente ineptos para distinguir un legítimo pastor de un lobo voraz disfrazado con piel de cordero:

A los suyos vino, y los suyos no lo recibieron. Mas a todos los que lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no nacieron de la sangre, ni por obra de la carne, ni por voluntad del hombre, sino que fueron engendrados por Dios. (Jn. 1, 11-13)



Para mayor información:






[3] Por supuesto que ésta no es la primera vez que Francisco afirma semejante herejía: « El Hijo de Dios se ha encarnado para infundir en el alma de los hombres el sentimiento de la fraternidad. Todos hermanos y todos hijos de Dios. » Homilía en Santa Marta el 22 de mayo de 2013: http://www.zenit.org/es/articles/el-senor-ha-redimido-a-todos-con-su-sangre
 « Como muchos de ustedes no pertenecen a la Iglesia católica y otros no son creyentes, de corazón doy esta bendición en silencio a cada uno de ustedes, respetando la conciencia de cada uno, pero sabiendo que cada uno de ustedes es hijo de Dios. » Bendición silenciosa dada a los periodistas presentes en la sala Pablo VI del Vaticano, en la primer audiencia pontifical con los medios de prensa, el 16 de marzo de 2013:
« Pido para todos ustedes la bendición de Dios, Padre de todos nosotros, Padre de todas las confesiones. » Audiencia con miembros de la Cruz Roja italiana del 27 de enero de 2018 en la Sala Pablo VI del Vaticano. https://w2.vatican.va/content/francesco/es/speeches/2018/january/documents/papa-francesco_20180127_croce-rossa-italiana.html
« El Paraíso, más que de un lugar, se trata de un estado del alma, en el cual nuestras expectativas más profundas serán cumplidas de manera superabundante y nuestro ser, como criaturas y como hijos de Dios, alcanzará la plena maduración. ¡Seremos finalmente revestidos de la alegría, de la paz y del amor de Dios en modo completo, sin más ningún límite, y estaremos cara a cara con Él! ¡Es bello pensar esto! Pensar en el cielo. Todos nosotros nos encontraremos allí. Todos, todos, allí, todos. »  Audiencia general del 26 de noviembre de 2014: http://es.radiovaticana.va/news/2014/11/26/el_para%C3%ADso_no_es_un_lugar_sino_un_%E2%80%9Cestado%E2%80%9D,_dijo_el_papa/1112461
[4] Carlotta: Ciao Papa Francesco! Noi quando riceviamo il Battesimo diventiamo figli di Dio e le persone che non sono battezzate, non sono figli di Dio? Papa Francesco: Rimani lì. Come ti chiami? Carlotta: Carlotta. Papa Francesco: Carlotta. Dimmi Carlotta, ridomando a te: cosa pensi tu? La gente che non è battezzata, è figlia di Dio o non è figlia di Dio? Cosa ti dice il tuo cuore? Carlotta: Sì. Papa Francesco: Sì. Ecco, ora spiega. Ha risposto bene, ha fiuto cristiano, questa! Tutti siamo figli di Dio. Tutti, tutti. Anche i non battezzati? Sì. Anche quelli che credono in altre religioni, lontani, che hanno idoli? Sì, sono figli di Dio.
[5] Es por eso que Francisco puede decir cosas como éstas, dando muestras de un naturalismo radical y de un indiferentismo absoluto en materia religiosa: « El proselitismo es una solemne necedad, no tiene sentido. Es necesario conocerse, escucharse y hacer que el conocimiento del mundo que nos rodea crezca. A mí me pasa que después de un encuentro quiero tener otro porque nacen nuevas ideas y se descubre nuevas necesidades. Esto es importante, conocerse, escuchar, ampliar el marco de los pensamientos. […] Nuestro objetivo no es el proselitismo sino la escucha de las necesidades, de los deseos, de las desilusiones, de la desesperación, de la esperanza. Debemos devolver la esperanza a los jóvenes, ayudar a los viejos, abrirnos hacia el futuro, difundir el amor. Pobres entre los pobres. Debemos incluir a los excluidos y predicar la paz.  » Entrevista con Eugenio Scalfari el 24 de septiembre de 2013,  publicado el 1 de octubre en La Repubblica - cf. p. 2 y 8:
« Si un niño recibe su educación de los católicos, protestantes, ortodoxos o judíos, eso no me interesa. A mí lo que me interesa es que lo eduquen y le quiten el hambre. » Entrevista con Gerson Camarotti de la televisión brasileña en julio de 2013 durante las JMJ de Río de Janeiro:  http://www.novusordowatch.org/wire/francis-not-care-religion.htm  
« Compartir nuestra experiencia de cargar la cruz para arrancar de nuestros corazones la enfermedad que envenena muestras vidas: es importante que hagan eso en sus reuniones. Los que son cristianos, con la Biblia; los musulmanes, con el Corán. La fe que vuestros padres os han inculcado siempre os ayudará a avanzar. » Dirigiéndose a inmigrantes recibidos en una parroquia romana por la Jornada mundial de los inmigrantes,                   el 19 de enero de 2014: http://www.romereports.com/pg155489-francis-to-refugees-christian-or-muslim-the-faith-your-parents-instilled-in-you-will-help-you-move-o-en
 « Es admirable ver cómo jóvenes y ancianos, mujeres y varones del Islam son capaces de dedicar tiempo diariamente a la oración y de participar fielmente de sus ritos religiosos. » Exhortación apostólica Evangelii Gaudium, § 252: https://www.aciprensa.com/Docum/evangeliigaudium.pdf
[7] Por cierto que esto no es ninguna novedad en boca de Francisco: « El Señor a todos, a todos nos ha redimido con la sangre de Cristo: a todos, no solo a los católicos. ¡A todos! ‘‘Padre, ¿y los ateos?’’. A ellos también. ¡A todos! ¡Y esta sangre nos hace hijos de Dios de primera clase! ¡Hemos sido creados hijos a imagen de Dios y la sangre de Cristo nos ha redimido a todos!  » Homilía en Santa Marta el 22 de mayo de 2013:
[8] “El bautismo de adultos. - La costumbre antigua de la Iglesia sigue una regla diferente con los que están en edad adulta y tienen perfecto uso de razón. a) Se les difiere el Bautismo algún tiempo, por los motivos siguientes: porque no existe en ellos el peligro que amenaza ciertamente a los niños, ya que el deseo de recibir el bautismo y el arrepentimiento les basta para alcanzar la justificación si algún caso repentino les impide recibir el Bautismo de agua.” Catecismo del Concilio de Trento, p. 139: https://www.adelantelafe.com/wp-content/uploads/2015/12/CATECISMO-ROMANO-CONCILIO-DE-TRENTO-520p.pdf “Si alguno dijere que los sacramentos de la nueva ley no son necesarios, sino superfluos para salvarse; y aun cuando no todos sean necesarios a cada particular, asimismo dijere que los hombres sin ellos, o sin el deseo de ellos, alcanzan de Dios, por la sola fe, la gracia de la justificación; sea excomulgado.” Concilio de Trento, Sobre los sacramentos en general, canon 4: https://moimunanblog.com/2015/02/28/bautismo-de-sangre-y-de-deseo/ “Por lo tanto, que uno puede obtener la salvación eterna, que no siempre es necesario que se le incorpore a la Iglesia en realidad como miembro, pero es necesario que por lo menos esté unido a Ella por el deseo y el anhelo. Sin embargo, este deseo no siempre tiene que ser explícito, como es en los catecúmenos, puesto que, si una persona está en la ignorancia invencible, Dios acepta también un deseo implícito, así llamado porque está incluido en esa disposición buena del alma, por la cual una persona desea que su voluntad sea conforme a la voluntad de Dios.” Decreto del Santo Oficio del 8 de agosto de 1949: https://adelantelafe.com/bautismo-urgencia-deseo-sangre/
[9] Recordar la declaración siguiente: « Dios es luz que ilumina las tinieblas y que aunque no las disuelva hay una chispa de esa luz divina dentro de nosotros. En la carta que le escribí recuerdo haberle dicho que aunque nuestra especie termine, no terminará la luz de Dios que en ese punto invadirá todas las almas y será todo en todos. »     Entrevista con Eugenio Scalfari el 24 de septiembre de 2013,  publicado el 1 de octubre en La Repubblica -                 cf. p. 10: https://www.aciprensa.com/entrevistapapalarepubblica.pdf                                                                      [10] Incluso el “catecismo conciliar”, promulgado por “San Juan Pablo II” en 1992 -el cual, a pesar de su apariencia “tradicional” (lo cual lo vuelve más peligroso), contiene todos los errores doctrinales de Vaticano II (ecumenismo, libertad religiosa, etc.)- mantiene intacta esta verdad fundamental de la doctrina cristiana:                “1213. El santo Bautismo es el fundamento de toda la vida cristiana, el pórtico de la vida en el espíritu y la puerta que abre el acceso a los otros sacramentos. Por el Bautismo somos liberados del pecado y regenerados como hijos de Dios, llegamos a ser miembros de Cristo y somos incorporados a la Iglesia y hechos partícipes de su misión. […] 1250. Puesto que nacen con una naturaleza humana caída y manchada por el pecado original, los niños necesitan también el nuevo nacimiento en el Bautismo para ser librados del poder de las tinieblas y ser trasladados al dominio de la libertad de los hijos de Dios, a la que todos los hombres están llamados. La pura gratuidad de la gracia de la salvación se manifiesta particularmente en el bautismo de niños. Por tanto, la Iglesia y los padres privarían al niño de la gracia inestimable de ser hijo de Dios si no le administraran el Bautismo poco después de su nacimiento.”
[15] Acerca de la penetración de las ideas panteístas en el Vaticano desde el CVII, se puede consultar el artículo siguiente: http://www.catolicosalerta.com.ar/bergoglio2017/FranciscoTeilhard-de-Chardin-y-el-panteismo.pdf
[16] El naturalismo y el indiferentismo religioso de Bergoglio saltan a la vista en la siguiente cita: « Los no cristianos, por la gratuita iniciativa divina, y fieles a su conciencia, pueden vivir ‘‘justificados mediante la gracia de Dios’’, y así ‘‘asociados al misterio pascual de Jesucristo’’. Pero, debido a la dimensión sacramental de la gracia santificante, la acción divina en ellos tiende a producir signos, ritos, expresiones sagradas que a su vez acercan a otros a una experiencia comunitaria de camino hacia Dios. No tienen el sentido y la eficacia de los Sacramentos instituidos por Cristo, pero pueden ser cauces que el mismo Espíritu suscite para liberar a los no cristianos del inmanentismo ateo o de experiencias religiosas meramente individuales. El mismo Espíritu suscita en todas partes diversas formas de sabiduría práctica que ayudan a sobrellevar las penurias de la existencia y a vivir con más paz y armonía. » Exhortación apostólica Evangelii Gaudium, § 254:
[17] “Sus centinelas son ciegos, ninguno sabe nada. Todos son perros mudos que no pueden ladrar, soñadores acostados, amigos de dormir” Isaías 56, 10.