jueves, 3 de octubre de 2013

...Y HABLABA COMO SERPIENTE...

No estamos aún en condiciones de saber si aquellas terribles palabras que se leen en el Apocalipsis pueden aplicarse ya sin dilaciones al caso presente, a saber:

«Et vidi aliam bestiam ascendentem de terra, et habebat cornua duo similia agni, et loquebatur sicut draco» (13, 11),

imagen que resulta aclarada un poco más arriba, cuando dice

 «draco ille magnus, serpens antiquus (est)» (12, 9).

El caso -si atendemos a las exégesis más autorizadas- es que el mundo ha de ser azotado, en pago a sus iniquidades, por un poder religioso falsificado cuyo atributo más saliente ha de ser el bilingüismo viperino, como aquel que empleara Satanás contra nuestros primeros padres. Y que las vacilaciones y ambigüedades cada vez más malsonantes en boca de quien ocupa el Trono más alto -única criatura, por otra parte, a quien asiste nada menos que el carisma de infalibilidad-, redobladas éstas y crecientes en punto a confusión, no parece que puedan atribuirse ya a mera "incontinencia verbal", ni al efecto de la desproporción entre el Cargo y la persona, que ésta misma -nolente- se encargara de delatar a los custro vientos.

Que a la «bestia terrestre» del Apocalipsis, semejante al Cordero, puedan aplicársele aquellas palabras que sus contemporáneos dijeron de Jesús: «nunca nadie ha hablado como este hombre» (Io 7,46), no hace sino reforzar la similitud paródica. Nunca nadie, ningún papa, ha dicho lo que éste en su más reciente entrevista:

«El mal más grave que afecta al mundo en estos años es el paro juvenil y la soledad de los ancianos»
«El proselitismo es una solemne tontería, no tiene sentido. Es necesario conocerse, escucharse y hacer crecer el conocimiento del mundo que nos rodea»
«Cada uno tiene su propia idea del Bien y del Mal y debe elegir seguir el Bien y combatir el Mal como él lo concibe»
«- Santidad, se ha dicho que usted no tiene intención de convertirme y creo que no lo conseguiría.
- Esto no se sabe, pero no tengo ninguna intención»
«Este es el inicio de esa Iglesia con una organización no vertical sino horizontal»
«Yo creo en Dios, no en un Dios católico; no existe un Dios católico»

La retahíla de bergoglemas con que se nos asedia ya sin pausa, ¿acabará por hacernos contraer una patología como aquella de los soldados afectados a la guerra, que a menudo no perciben más la metralla y las detonaciones, de tan oídas? Dios no lo permita. En esta sazón, sufrir es un deber.

17 comentarios:

  1. D. Flavio, decir que estoy escandalizada ya es poco. No puedo concebir y, por eso moralmente me afecta, nada de lo que oigo por parte de este sujeto. Lo más tremendo, a mi corta vista, es lo último que usted señala que ha dicho. Cuando, hace unos días, leí la entrevista, no daba crédito a que aquellas barbaridades estuvieran saliendo por su boca. Primero te asombras, después niegas la realidad que acabas de leer, luego la furia se apodera de ti y te rebelas. Al final asumes que "sufrir es un deber". Y sigues rezando para que termine pronto y sea Él quién nos rescate del Mal.
    Tengo que vérmelas a diario con los vendedores de la "santidad" de Su "supuesta" Santidad y el sufrimiento, a la par que la impotencia, crece.

    De momento la patología de la que habla no ha hecho acto de presencia. Me rebelo, me rebelo y me rebelo.
    La oración es nuestro leal aliado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. El tiempo ha llegado D. Flavio!

    Las profecías se cumplen día a día ante nuestros ojos.... La Iglesia vive su dolorosa pasión y está siendo traicionada por aquel que muchos "idolatran" sin saberlo: Francisco. Definitivamente que Francisco es el Falso Profeta o segunda bestia que el mismo San Juan nombró el libro del apocalipsis y su misión no es otra que sacar a Nuestro Señor Jesucristo de su Iglesia y en su lugar colocar al mismo hombre. Ambigüedades, humanismo, errores y hasta blasfemias.... En fin, burla, burla y más burla es lo que sale de su boca día a día, para con ello dejar sembrada la semilla de aquella doctrina que ansía instaurar: la doctrina satánica. 

    "No existe un Dios Católico"- dijo Francisco en entrevista.

    ¿Grave su declaración?

    No solo grave, sino gravísima. Borra de un plumazo la existencia del Catolicismo.
    Decir ello, equivale a decir que el Dios, Uno y Trino que profesamos los católicos, no existe, sino que existe pues una "divinidad o un dios" en el que entran todas las creencias o religiones.

    Sea anatema!
    El UNICO DIOS POR QUIEN SE VIVE, ES EL DIOS, EN EL QUE CREEMOS Y ESPERAMOS LOS CATOLICOS, QUE ES PADRE, HIJO Y ESPIRITU SANTO... Es decir, que el DIOS "CATOLICO" no solo existe, sino que es el UNICO DIOS VERDADERO.... SUYO ES EL REINO, EL PODER Y LA GLORIA, POR SIEMPRE SEÑOR!!!

    Tiempo de levantar nuestra cabeza y vivir en atenta, vigilante y confiada espera....El Señor està cerca!
    Viva Cristo Rey y Santa María de Guadalupe!

    Dios le bendiga D. Flavio.

    ResponderEliminar
  3. Estimado Flavio, hace un par de días conversaba con un amigo que tenemos en común y le preguntaba porque no considerar ya sin temor a equivocarnos que sea esta persona la bestia de la tierra.
    El me respondió que en su artículo escrito a la semana de la "elección", que el ponía esa posibilidad entre signos de preguntas y que tal vez era el momento de sacar esos signos.
    Todas las profecías se están cumpliendo. Yo no veo como algo terrible lo que está pasando sino más bien esperanzador al saber que falta poco.
    Lo que tenga que hacer que lo haga rápido.
    La soledad es grande y los ataques y el aislamiento se sienten cada vez más opresivos, pero las fuerzas no pueden ser nunca nuestras sino que van a ser suficientes por acción de la gracia. Y esto es solo el principio. Pidamos la perseverancia final.
    Yo creo que somos privilegiados de vivir en esta época y en nuestra amada Argentina que dió grandes héroes, mártires y defensores de la causa de Cristo que no hubieran existido si no hubieran habido grandes enemigos de esta causa. Razón por la cual creo que más que sentirnos apesadumbrados por lo que sale de nuestra Bendita Patria, más bien tenemos que ver como una oportunidad única e inigualable, que tanto deseaba Santa Teresa de Avíla al querer vivir en tiempos del anticristo para poder combatirlo con la Verdad.
    Tiempo de levantar las cabezas.
    En Cristo, María y la Patria
    desde Nacionalismo Católico San Juan Bautista
    Lo saluda afectuosamente
    Augusto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. D. Flavio, agradezco a Dios la valentía de sus palabras. Los tiempos están maduros y aunque confusos y difíciles, llenos de esperanza cómo usted bien lo dice....se acerca el día de nuestra liberación!
      Tiempo de erguir nuestra cabeza y defender a Jesucristo y a su Iglesia unidos mas que nunca en los Corazones de Jesús y de María.
      Desde Mexico, tierras de Nuestra Señora de Guadalupe, reciba un afectuoso saludo.
      Cristina de López.
      (misma que esribió el comentario de las 14:30)

      Viva Cristo Rey y Santa María de Guadalupe!

      Eliminar
  4. A mí me dejó pasmado esto:

    http://radiocristiandad.wordpress.com/2013/10/03/jorge-dore-entre-luz-y-sombras/#more-28197

    ResponderEliminar
  5. Acabo de comprobar que entre las frases destacadas de la última entrevista de Francisco, me faltó consignar ésta:

    «Cristo se encarnó para infundir en los hombres el sentimiento de la fraternidad»

    Pésame por la distracción: que no sea un indicio del síndrome "sordera adquirida por saturación". Y Dios nos asista a todos en esta hora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y de esta frase ¿que me dicen?:"Si la educación de un chico se la dan los católicos, los protestantes, los ortodoxos o los judíos, “a mí no me interesa”. A mí me interesa que lo eduquen y que le quiten el hambre". (Y si lo educan los judios ¿le enseñarán a amar a Jesucristo y a la Santísima Virgen?)

      Eliminar
  6. Gracias Augusto TorchSon por citar a la gran doctora de la Iglesia Santa Teresa de Ávila, una gran santa española, por cierto mi patrona, y esta frase tan bonita que a lo mejor nos tocará a nosotros hacerla realidad.

    ¿Qué pasa en Argentina que no ocurre en España?. Leo a muchos de todos Vdes. y estoy encantada con lo que piensan, exponiéndolo valientemente en sus respectivos blogs.

    Querido Flavio, no te distraigas, no te dejes nada en el tintero, que las entrevistas y las homilias en Santa Marta van a continuar y las frases no tienen desperdicio :)
    Sin hablar de gestos y hechos constatados que son tan o más graves, algunos incluso gravísimos.

    Dios premiará con creces a todos los que le defienden, espero me incluya en ellos.

    Primero Dios, despues España, por este orden, es mi premisa.




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque yo comparto, desde España, todos estos atinados juicios acerca del tiempo de estupor que vivimos hay una cosa que aquí ignoramos, y necesitamos saber. Es esta: ¿qué hizo el arzobispo Bergoglio en sus años de pontificado por elevar el "nivel" cristiano de su iglesia? ¿Logro hacer allí esa "iglesia más horizontal" que predica? ¿Nombró obispos no carreristas, sino con olor a oveja? ¿Qué hizo en tantos años en Buenos Aires? ¿Convirtió los conventos vacíos en Asilos de pobres e inmigrantes?
      Y segundo misterio, que ya no compete responder a un bonaerense: ¿¿qué vieron los cardenales en Bergoglio para elegirlo?? Si esté era el mejor de todos ¿¿¿cómo son los demás, Dios mío???

      Eliminar
  7. En rigor, estimados amigos, la frase pertenece a Sta. Teresita del Niño Jesús, y la habría pronunciado en su lecho de muerte. La reporta el dominico p. Roger-Thomas Calmel O.P. Vid. http://www.corrispondenzaromana.it/il-padre-calmel-e-la-crisi-della-chiesa/

    Saludos y gracias a todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente era Santa Teresita. Gracias por la corrección

      Eliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Es terrible tener que vivir esto. Estoy en shock
    En la soledad (social, eclesial, etc) del desierto, en el que nos tenemos que refugiar los católicos ahora que arrecia el fuego, algunos sitios de internet son oasis para resistir.
    Que el Señor tenga misericordia de nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperanza...refúgiese en el Sagrario. Nada hay mejor.

      Eliminar
  10. Cierto Flavio, un error de bulto por mi parte el pensar que la frase en cuestión fuera pronunciada por Santa Teresa de Jesús.

    Tengo sus obras en unas ediciones de 1923, que mi padre de su extensa biblioteca me regaló una vez casada, con lo cual no hay excusa que valga por mi parte.

    Gracias por tu importante aclaración, y un fuerte abrazo.


    ResponderEliminar