viernes, 20 de junio de 2014

FRANCISCO Y LA SANTÍSIMA EUCARISTÍA

«El problema del hombre consiste en la adoración, 
y todo el resto está hecho para darle luz y substancia»
Romano Amerio

Esta vez Francisco ha considerado oportuno no participar de la procesión del Corpus, que todos los años para la fecha respectiva encabezan los pontífices, uniendo a pie la basílica de san Juan de Letrán con la de Santa María la Mayor, distante un kilómetro y medio la una de la otra. Según el padre Lombardi, estoico portavoz de las desconcertantes decisiones papales, el Santo Padre habría desistido de hacer el itinerario "para evitar el cansancio en función de sus próximos compromisos", en especial el viaje previsto para dentro de dos días a Cassano sul Ionio, en Calabria. Habiéndose barajado la obvia posibilidad de que cubriese el trayecto a bordo del papamóvil, evitando el tener que caminar, Lombardi abundó que Francisco prefirió esquivar esta opción "a fin de que, según el espíritu de la celebración de hoy, la atención de los fieles se concentre en el Santísimo Sacramento, expuesto y llevado en procesión". Con razón el blogue messainlatino acompaña estas desopilantes explicaciones con el horaciano risum teneatis.

Hubo visible pena entre los fieles, entre ese popolino romano adicto a la presencia del Pastor supremo, que sólo en contadísimas ocasiones faltó a esta cita desde que Urbano IV instituyera en el año 1264 la fiesta del Santísimo Cuerpo de Cristo. Ni un Juan Pablo II atacado de Parkinson avanzado, ni un León XIII a sus noventa y tres años dejaron de estar junto a la Custodia en este tránsito solemne en el que el Señor es públicamente reverenciado por las calles de la Ciudad Eterna.

Es de creer que hechos como este induzcan a muchos a engaño, presentándolos como la enésima muestra de la presunta "libertad cristiana" del pontífice, capaz de desairar las expectativas de aquellos hombres demasiado apegados a rituales y ceremonias. Pero este desdén no debe entenderse como una perfecta imitatio Christi ni mucho menos: si el Señor desestimó las prescripciones farisaicas, ello es por la sobrecarga humana que había en éstas, tanto que asfixiaban lo que de divino podía aún subsistir en el culto judío. Este caso es muy otro: se trata ya de la presencia misma del Señor en el Augusto Sacramento por Él instituido, que nunca podrá rodearse de veneración excesiva, siendo que es Él quien todo lo excede con su soberana presencia.



Acuciante actualidad cobran entonces las palabras de Pío XII: «no es extraño que la Iglesia, desde sus orígenes, haya adorado el cuerpo de Cristo bajo las especies eucarísticas, como se ve en los mismo ritos del augusto sacrificio, en los que se prescribe a los sagrados ministros que adoren al Santísimo Sacramento con genuflexiones o con inclinaciones profundas» (encíclica Mediator Dei). Y es que «conviene adorar la Eucaristía no sólo con culto interno, sino también externo; porque es conveniente que adoremos con aquel modo de adoración que sea conforme con nuestra naturaleza, que consta de cuerpo y alma, por los signos corporales de genuflexión, postración, inclinación, etc., que la piedad interna anima» (Gregorio Alastruey, Tratado de la Santísima Eucaristía).

Creemos que esta deserción, junto con la persistente y jamás explicada actitud de permanecer de pie -y nunca de rodillas- tras la consagración, otrosí junto con la reducción de la Misa in coena Domini al solo lavatorio de los pies, sirven dolorosamente a recapitular todos los ulteriores atropellos del Obispo de Roma (los verbales y los gestuales, que ya ¡ay! le conocemos). Los glosan a suficiencia, trágicamente los explican: todos vienen a confluir en este sombrío punto focal. 

47 comentarios:

  1. Extraordinario Flavio que hayas dedicado un post a lo que representa la fiesta del Corpus Christi, uno de los tres días del año más importante para la Iglesia católica.

    Inconcebible e imperdonable que no pueda ir en procesión por la calle con la Custodia y el Corpus Christi adorando, venerando y honrando al Señor por motivos de salud, por lo que dicen...

    Al mismo tiempo quiso evitar cumplir el trayecto a bordo de un camión descubierto blanco, como solía hacer Benedicto XVI en sus últimos años de pontificado.

    Como la procesión del Corpus Christi es encabezada por el Santísimo Sacramento, Ratzinger solía recorrer los dos kilómetros sobre el vehículo, pero frente a la Eucaristía y, por ello, iba en todo momento arrodillado.

    Y no creo que Benedicto XVI estuviera en mejores condiciones que Francisco, esto está claro, cristalino.

    ¿Qué es lo que representa para Francisco la Eucaristía? Viendo la omisión de las obligadas genuflexiones pertinentes en el momento de la transubstanciación, nos deberíamos preguntar cual es la causa exacta de "esa libertad para hacer lo que quiera" saltándose lo que le plazca pero haciendo lo que le interesa; que de eso llevamos viendo cantidad de ejemplos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maite, ¿se pregunta "¿Qué es lo que representa para Francisco la Eucaristía?"
      La pregunta de por sí estaría mal formulada, no sé si porque el subconciente -tratándose de Bergoglio- lo haya traicionado o por qué. Pero la Eucaristía no "representa" nada. El Sacramento de la Eucaristía ES la renovación, pero incruenta, del sacrificio de la Cruz de Cristo.
      Para los protestantes, sí, "representa" la Ultima Cena y es posible que éste último, sea también el pensamiento de Francisco.

      Eliminar
    2. Sr.Anónimo de las 17,44h.

      Copio directamente del Catecismo de la Iglesia Católica.

      Punto 1325 .
      "La Eucaristía significa y realiza la comunión de vida con Dios y la unidad del Pueblo de Dios por las que la Iglesia es ella misma. En ella se encuentra a la vez la cumbre de la acción por la que, en Cristo, Dios santifica al mundo, y del culto que en el Espíritu Santo los hombres dan a Cristo y por él al Padre " (CdR, inst. "Eucharisticum mysterium",6)

      Punto 1328
      "La riqueza inagotable de este sacramento se expone mediante los distintos nombres que se le da. Cada uno de estos nombres evoca alguno de sus aspectos. Se le llama:

      Eucaristía porque es acción de gracias a Dios.

      Punto 1329
      Banquete del Señor

      Fracción del pan

      Asamblea Eucarística

      Punto 1330
      Memorial de la pasión y de la resurrección del Señor.

      Santo Sacrificio

      Santa y divina liturgia


      Punto 1331
      Comunión


      Punto 1332
      Santa Misa

      Y por último decirle que en el momento de la Consagración, las palabras que pronuncia el sacerdote, son en rememoración de la Última Cena, las mismas palabras que dijo Jesucristo a sus apóstoles.

      Eliminar
    3. Uf... esas explicaciones protestantes del nuevo catecismo dan urticaria, asamblea, memorial, banquete.....

      Eliminar
    4. El Catecismo de la Iglesia Católica que he citado anteriormente, nos guste o no, es el que está en vigor. Y aunque el protestantismo tuvo influencia en el Concilio Vaticano II, no quiere decir que el Catolicismo no esté suficientemente blindado.

      Debo decirle para su información, que de jovencita la Misa se celebraba de cara al pueblo y en latín, así estoy acostumbrada y así contesto: en latín aunque la Misa sea en lengua vernácula.

      Mi párrafo final del comentario anterior es auténtico y por tanto verdadero, tanto en pasado como en presente.

      Dicho lo cual, aporto al final una frase de San Pío X sobre la Eucarístía.

      San Pío X el "Papa de la Eucaristía". Su gran amor a la Eucaristía y la conciencia del valor de la Presencia Real del Señor Jesús en el Santísimo Sacramento le llevaron a permitir la comunión diaria a todos los fieles.

      En 1905 la Sagrada Congregación del Concilio abría las puertas a la Comunión frecuente. La razón de esta disposición, promovida por el Santo Padre, la encontramos en estas palabras: «La finalidad primera de la Santa Eucaristía no es garantizar el honor y la reverencia debidos al Señor, ni que el Sacramento sea premio a la virtud, sino que los fieles, unidos a Dios por la Comunión, puedan encontrar en ella fuerza para vencer las pasiones carnales, para purificarse de los pecados cotidianos y para evitar tantas caídas a que está sujeta la fragilidad humana».

      Eliminar
    5. ¿Porque tuvieron que hacer todo nuevo? catecismo, magisterio, misa..... ¿porque tuvieron que tapar con mil kilos de encíclicas todas las anteriores al vedos??
      porque las anteriores contradecían las "nuevas enseñanzas".
      recuerde todo lo nuevo del concilio no es bueno y todo lo bueno no es nuevo.

      Eliminar
    6. “El, (Satán) formará una contra-iglesia que será el mono de la iglesia, porque el diablo es el mono de Dios.Tendrá todas las características de la Iglesia, pero a la inversa y vaciadas de su contenido Divino. Será el cuerpo místico del Anticristo, tan parecido externamente al cuerpo místico de Cristo. Luego se verificará una paradoja: las mismas objeciones con que los hombres del último siglo rechazaron la iglesia, serán las razones por las que aceptarán la contra-iglesia.” (Mons. Fulton J. Sheen)

      Eliminar
    7. Anónimo de las 7:15h. cuyo nombre me gustaría saber, si no es indiscrección.

      Totalmente de acuerdo con su comentario: al final nos hemos entendido.

      Eliminar
    8. Entonces entenderá usted el porque de la irritación que causa el nuevo catecismo, mas cismo que cate.

      Eliminar
    9. Tampoco se ponga estupendo, el Catecismo de Juan Pablo II tiene cosas buenas y menos irritación de lo que Vd.piensa.

      Eliminar
    10. siempre defendiendo lo idenfendible... usted irrita tanto como su juanpablito y su supuesto buen catecismo...

      Eliminar
    11. Citando al “nuevo teólogo” Hans Urs von Balthasar como una autoridad en esta “demolición de baluartes”, el propio Cardenal Ratzinger bendice la “nueva teología”, en su proyecto de echar abajo la Teología tradicional de la Iglesia, con sus definiciones claras y precisas de las verdades en las que deben creer los católicos. En esta llamada del Cardenal a demoler los «baluartes muy antiguos» de la Iglesia, percibimos, de forma inequívoca, algo que puede ser definido como un “deseo de destruir”. Esta expresión ha sido tomada del libro Animus Delendi [latín; significa “Afán destructivo”], del escritor católico Átila Sinke Guimarães. Este escritor demuestra que los “reformadores” conciliares y posconciliares de la Iglesia se sentían motivados por una mentalidad que admite la destrucción de la “vieja” Iglesia como “trágica, pero imprescindible”, para “el crecimiento y renovación” de la Iglesia en el “mundo moderno.”

      ¿Cómo se habrán de demoler los “baluartes”? Dice Nuestra Señora que el dogma de la Fe se conservará en Portugal. Los dogmas son, por sí propios, baluartes de la Iglesia. Por lo tanto, es obvio que la demolición de los baluartes ocasionará el insidioso debilitamiento de las definiciones dogmáticas — al mismo tiempo que, con fingidas alabanzas, los “nuevos teólogos” neomodernistas exaltan los dogmas que ellos mismos están socavando. Pues bien. Se pueden destruir los dogmas de varias maneras: 1) simplemente ignorándolos, y así dejarán de existir a todos los efectos; 2) sustituyendo conceptos claros por otros ambiguos; por ejemplo, sustituyendo “es” por “subsiste”; 3) desacreditando un dogma por considerarlo “una teología anacrónica”, tal como se ha hecho en la Declaración de Balamand, y en los comentarios de altos Prelados, ya mencionados en el capítulo anterior; 4) pretendiendo que no existen definiciones dogmáticas infalibles, que los católicos tengan que creer literalmente, y 5) siempre que se trate acerca del dogma de la no salvación fuera de la Iglesia, refiriéndose, de modo insistente, a los no católicos con la expresión “creyentes” o “cristianos”

      http://www.devilsfinalbattle.com/span/ch7.htm

      Eliminar
    12. Un motivo expuesto claramente

      Conclusión: Para aquellos que lealmente se mantienen adeptos a la nueva orientación de la Iglesia, el Mensaje de Fátima sólo puede representar otro baluarte que habrá que demoler. Por eso, según reveló el Papa Pío XII en sus proféticos comentarios, los mensajes de la Virgen a la Hermana Lucía se referían a los «peligros que amenazan a la Iglesia.» A pesar de no haber sido desvelado en aquellas partes del Mensaje de Fátima que hasta ahora se nos ha permitido conocer, el Papa Pío XII habló de un «aviso del Cielo», dado en Fátima, sobre «innovadores a mi alrededor», que le causarán graves daños a la Iglesia, por medio de alteraciones en «la Fe, en Su liturgia, en Su teología y en Su alma.»

      Vemos ahora, expuesto claramente, el motivo del crimen de que trata este libro. Existe una oposición fundamental entre la “nueva” Iglesia, anunciada por el Vaticano II, y la Iglesia de siempre, representada por el Mensaje de Fátima. El Mensaje es un obstáculo divino que se interpone en el camino de quienes están determinados a arrasar los baluartes de la Iglesia antigua y, así, poder edificar sobre los escombros una Iglesia nueva, más "ilustrada”.

      Estas dos visiones antagónicas de la Iglesia — la visión de una “nueva” Iglesia y la visión la Iglesia de siempre, tal como ha sido contemplada desde Fátima, no pueden coexistir. Una de ellas tendrá que ceder a la otra. Los hombres de que trata este libro optaron (explícita o implícitamente) por la visión de la Iglesia que, a su entender, deberá prevalecer: escogieron la nueva visión — la nueva orientación iniciada en Metz y en el Vaticano II. Su motivo se basa en aquella opción; en ese mismo motivo se apoya nuestro entendimiento de sus acciones contra el Mensaje de Fátima, de otro modo inexplicables

      Eliminar
    13. Al anónimo de las 2,56h.

      En el pontificado de Juan Pablo II hubo cosas buenas y cosas no tan buenas, algunas concretamente más bien malas y no tengo reparo en decirlo.
      Me da igual su irritación, pero siempre hay que decir la verdad aunque Vd. no lo entienda.

      Del mismo modo le digo que el pontificado de Francisco me parece nefasto.
      Ya ve que no defiendo lo indefendible.

      Y aquí pongo punto y final.

      Eliminar
    14. Una cosa es que Dios siga obrando y otra es negar lo evidente y es que el catecismo está mezclado con vaguedades nocivas que diluyen la doctrina. Un pastel mezclado con veneno modernista, cómalo usted nomás. Y si defiende lo indefendible, aunque lo niegue.

      Eliminar
  2. Durante más de diez años, por la gracia de Dios, acudo cada viernes a adorar a Jesús Sacramentado, de noche, con lluvia, calor o frío, allí estoy a solas con mi Señor...como otros hermanos enfermos o desahuciados.
    Para ello hago 70 Km de ida y otros 70 de vuelta, a veces con cansancio, otras con dolor, otras con alegría, y no pocas con trabajo y más voluntad que empeño.
    Lo hago por dos motivos: porqué Jesús me eligió y se que me espera y porque se trata del Señor.
    No pocas veces he pensado en abandonar, pero sigo porque en la Iglesia sólo hay algo que de verdad es Dios, "la Santa Eucaristia y su exposición Santísima", todo lo demás es humo de los hombres, a veces vanidad y otras soberbia mal disimulada.
    Si Francisco, Bergoglio o como quiera llamarse quiere aprender humildad, que se postre ante el Señor, que le acompañe y adore, y que deje a otros hacer politica.
    Lo siento de veras, pero creo que cuando llega la Verdad no está o no se le espera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo anonimo del 21 de junio ,4:41.

      Su escrito es memorable .Por lo simple y definitivo.
      En estos tiempos casi apocalipticos,donde la progresia se regocija con el obis-pillo de Roma que no pierde acasion para sus burradas ,los neocon dicen que esta todo bien y saben que no es asi,y los tradis buscamos libros y papeles para refutar tanta barbaridad , viene usted a recordarnos con toda humildad ,adonde queda el Norte Absoluto.
      Solo postrados ante EL nuestra alma tendra´paz,consuelo y respiro.Solo llevandole a EL nuestra nada y nuestro pecado entenderemos el sentido de las cosas.
      Mas Adoracion y mas Rosarios ,lo demas es ,como Ud bien dice ,humo de los hombres,vanidad y soberbia. A lo que me atrevo en agregar ,fuera de la Adoracion a Nuestro Señor Sacramentado todo es papel pintado ,herejias y francisquismo....
      Que El le de a Ud y a nosotros ,la fuerza de permanecer fieles ante lo que se viene.

      criollo y andaluz

      Eliminar
    2. Gracias por comprender lo expresado, a Vd y a Flavio y a otros anónimos, y gracias por completar lo que me faltó y lamentaba no haber especificado:
      "más adoración y más rosarios". Me olvidé de María, o tal vez ella se ocultó..
      el caso es que sólo ella es digna de ser considerada y escuchada, aún cuando siempre nos remite a su Hijo. Un saludo.

      Eliminar
  3. Su testimonio me conmovió y me enfrentó a mis propias y penosas deficiencias, lo que me obliga a agradecerle. Es cierto: hacia el Sagrario habría que correr como les señala san Pablo a los Corintios (I Cor 9,24), como el atleta del espíritu lanzado hacia la meta, listo para arrebatar la corona. Por desgracia, el Señor yace olvidado de los suyos, frecuentemente faltos del suficiente deseo de acompañarlo.
    Lo de Bergoglio es, sí, decisivo. ¡Vaya señal la que destila con estos increíbles desplantes! Líbrenos el Señor pronto de una tal calamidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy aguda y jocosa tu última frase estimado Flavio.

      Eliminar
  4. Me encantaba la procesión de Corpus desde Roma, este año ni me molesté en mirar porque no tolero a ese que okupa la sede pretrina, por un lado mejor entonces que no la hizo. El domingo seguramente hacen una procesión en directo desde los jardines del canal ewtn, muy linda con niñas, tirando pétalos al paso de la procesión, seguramente es a eso de las cuatro o cinco de la tarde si la quieren ver.


    http://www.ewtn.com/multimedia/live_player.asp?satname=intlspanlp&telrad=t009&alerted=1&tabindex=


    http://www.ewtn.com/multimedia/live_player.asp?satname=domesplp&telrad=t008&alerted=1&tabindex=

    ResponderEliminar
  5. Muy bien por el anónimo que hace una hora de adoración semanal, lo recomiendo por el testimonio que tengo de personas que lo hacen . El Señor no tendrá motivos para aplicarles el reproche "no habeís podido velar una hora conmigo".
    Y para los que viven a mas de cien km de una capilla de adoración pueden hacerlo en su computadora.
    http://www.navanparish.ie/chapel-live.html

    ResponderEliminar
  6. hacia el Sagrario habría que correr como les señala san Pablo a los Corintios (I Cor 9,24), como el atleta del espíritu

    un ¡SI! grande como una casa...

    porque estos son los tiempos del Sagrario y de la adoración,
    donde están todas las iglesias levantadas por el esfuerzo y la fe de los que nos precedieron,
    ¡y si en Europa están vendiendo iglesias es porque no hacen esto! dejaron de hacer adoración y visitas al Sagrario.

    ResponderEliminar
  7. Lo que dice Romano Amerio es asi, porque es lo que vamos a hacer en el cielo en los Tabernáculos Eternos. Adoración y aquí nos preparamos para eso. Todo lo demás es humo como dice el anónimo.

    ResponderEliminar
  8. Correr hay que correr hacia donde el Santísimo Sacramento está... de verdad, sea siendo confeccionado por un verdadero sacerdote, sea reservado en el sagrario, sea expuesto para la adoración de los fieles. El "Orden sagrado" del Novus Ordo, siendo inválido, no confiere el poder de consagrar; luego no hay nada que adorar allí donde esta gente dice postrarse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tesis tan extremosa como simplista la suya, que convierte invariablemente en cómplices de esta presunta invalidez de las ordenaciones post-1969 incluso a los más firmes defensores de la Tradición católica, aquellos que, aun habiendo resistido a tantas novedades, nunca osaron cuestionar tanto como la validez última de las mismas (Ottaviani, Lefevbre, et al.). Yo revisaría más seriamente esta perspectiva. Que la crisis no podría ser más honda es indudable, al punto de que la organización temporal de la Iglesia está a punto de pasar a cobijar a la nueva iglesia del Anticristo. Concedo sin la menor dificultad que en este trastrueque juega no poca parte la ruptura litúrgica y el ritual de los distintos sacramentos, posiblemente debilitados en su eficacia. Pero que Dios haya permitido que hasta el día de la fecha dos o tres generaciones de sinceros católicos se vieran vilmente engañadas, creyendo adorar y recibir a un Dios ausente, y que ninguno de los más acreditados vigías -aquellos que sufrieron persecución a causa de su celo- se dieran cuenta de tal cosa, creo que es poco menos que un insulto a la Providencia.

      Eliminar
    2. Si cree que Dios no esta en la eucaristia, atrevase a escupirla y pisarla en el templo.

      Eliminar
  9. Anonimo sedevaca de las 10.47, explíqueme esto del milagro eucarístico en Guadalajara.
    Contra factum...
    http://www.youtube.com/watch?v=Ey3rk0rALiI

    ResponderEliminar
  10. «Siento en mi entorno a los innovadores que quieren desmantelar el Sacro Santuario, destruir la llama universal de la Iglesia, rechazar sus ornamentos, ¡Hacerla sentir remordimiento de su pasado heroico! Bien, mi querido amigo, estoy convencido que la Iglesia de Pedro tiene que hacerse cargo de su pasado, o ella cavará su propia tumba (…) Llegará un día en que el mundo civilizado renegará de su Dios, en el que la Iglesia dude como dudó Pedro. Será tentada a creer que el hombre se ha convertido en Dios, que Su Hijo es meramente un símbolo, una filosofía como tantas otras, y en las iglesias, los cristianos buscarán en vano la lámpara roja donde Dios los espera, como la pecadora que gritó ante la tumba vacía: ¿dónde lo han puesto?».
    (de: “Pius XII devant l’histoire”, por Mons. Georges Roche)

    ResponderEliminar
  11. Cuan actual es todavía todo el Capítulo 2º de la II Epístola de San Pedro a los Tesalonicenses: «… Porque el misterio de iniquidad está ya en acción: solo falta que el que le retiene sea apartado del medio. Entonces se manifestará el inicuo: a quien el Señor Jesús matará con el aliento de su boca, destruyéndole con la manifestación de su venida. La venida del inicuo irá acompañada del poder de Satanás, de todo género de milagros, señales y prodigios engañosos, y de seducciones de iniquidad para los destinados a la perdición por no haber recibido el amor de la verdad que los salvaría. Por eso Dios le envía un poder engañoso, para que crean en la mentira y sean condenados cuantos, no creyendo en la verdad, se complacen en la iniquidad».
    El que cree que el sacramento de la comunión es una cena, un memorial, una representación, Y NIEGA QUE “ES” EL MISMO JESÚS QUE HABAL POR BOCA DEL SACERDOTE PARA DARNOS SU CUERPO Y SANGRE… CUIDE MUCHO SU ALMA QUE PELIGRA DE IR AL FUEGO ETERNO PORQUE CONTRADICE EL DEPÓSITO DE A FE DADO A LA IGLESIA, ALGO QUE NADIE PUEDE CAMBIAR, NI SIQUIERA EL MISMO PAPA COMO LO HICVIERON EN EL CONCILIO VATICANO II PROTESTANTEIZANDO A LA VERDADERA RELIGIÓN PARA CONVERTIRL EN OTRA QUE NO ES CATÓLICA.

    ResponderEliminar
  12. ¡Paulo VI admitió a si mismo que la mano de Satán estaba en la Iglesia conciliar y post-conciliar!... Pero, ¿Qué hizo él para salvar esa Iglesia de Cristo de la dominación de Satán, de quién él había comprobado provenía la devastadora realidad? Nada.

    ResponderEliminar
  13. Paulo VI, abolida la formula consagratoria Eucarística del “Canon Romano” (que, como habían enseñado Inocencio II y el Concilio Ecuménico Florentino, fue instituida por Cristo y fue siempre usada por la Iglesia Católica Romana por casi 2000 años) la sustituyó con una fórmula suya (y que, entonces, ¡no es más la instituida por Cristo!), haciéndola obligatoria, a partir del 30 de noviembre de 1969, después de haberla insertado en la “Constitución Apostólica Missale Romanum” del 3 de abril de 1969.

    ResponderEliminar
  14. Paulo VI, entonces, con esa reforma de la Misa, ha ignorado la enseñanza del Concilio Vaticano I, que dice textualmente: «No fue prometido a los sucesores de Pedro el Espíritu Santo para que por revelación suya manifestaran una nueva doctrina, sino para que, con Su asistencia, santamente custodiaran y fielmente expusieran la revelación transmitida por los Apóstoles o “Depósito de la Fe”.»1 (Pastor Aeternus, 8 de julio de 1870). Además, Paulo VI ha desatendido también la enseñanza de Pío IX (contra la “Declaratio Episcoporum Germaniae” de enero-febrero de 1875) que se expresó así: «Finalmente, la opinión según la cual el Papa “en virtud de su infalibilidad es un soberano totalmente absoluto”, se funda en un concepto totalmente falso de la infalibilidad. Como el Concilio Vaticano (Primero) ha expuesto con palabras claras y comprensibles y como la naturaleza misma de la cosa se manifiesta, la infalibilidad es una propiedad que se refiere exclusivamente al supremo magisterio del Papa; y esto coincide precisamente con el ámbito del Magisterio infalible de la Iglesia en general y está vinculado a lo que está contenido en la Sagrada Escritura y en la tradición, como también en las definiciones ya emanadas del magisterio eclesiástico. Nada, pues, ha cambiado en lo que concierne al gobierno del Papa.»

    ResponderEliminar
  15. Ni extremismo en el análisis ni simplismo ni mucho menos insulto alguno a la Providencia que alabo y cuyas disposiciones son siempre, adorables, siempre, no sólo cuando caben dentro de las propias estrechas concepciones. Cómplices son y han sido esos "más firmes defensores de la Tradición católica", lo siento en el alma. Mientras ellos "defendían" (sus posiciones e intereses), otros no se dejaban engañar y publicaban la verdad incómoda que tan cómodos señores no osaban permitir que se ventilase en su augusta presencia, expulsando incluso de su lado al que lo hacía y así develaba la doblez de su discurso. Es usted quien debe revisar su posición con seriedad y dejar de repetir un guión ya gastado por uso y abuso. ¿No le han sacado llagas las anteojeras? Los sacramentos "debilitados en su eficacia" son una invención ¿suya? O son porque son los de la Iglesia romana, o no son, y déjense las blasfemias para los que tampoco respetan la filosofía perenne. El Orden sagrado que confecciona la oblatio munda, luego de la voluntaria, sacrílega y completa deformación protestantizante de 1969, desapareció de las manos de esa gente, se esfumó con todos sus poderes en el aire ponzoñoso que ellos respiran; no sólo porque no se puede tener al mismo tiempo el oro y el moro. sino porque era lo que el dúo Montini/Bugnini y sus mandatarios y secuaces deseaban y concretaron, y lo que le permitieron los que "nunca osaron cuestionar" lo que a Dios repugna. Dios en sus planes inexcrutables e infalibles permite para su gloria y la salvaciòn de las almas muchas más cosas que las que usted parece dispuesto a concederle. Las "dos o tres generaciones de sinceros católicos" por las que lagrimea han sido y son cada día más "vilmente engañadas". Adoran, materialmente primero, formalmente más tarde, la abominación y comulgan con el "dios ausente"; exacto, y así les va "sub specie aeternitatis" e incluso en el siglo, poco más o menos, sino peor que a los israelitas que debieron beberse a su becerro de oro disuelto en aguas amargas. No niegue la realidad de la gracia y de su acción, aténgase a una doctrina auténticamente católica, es decir, realista y efectiva, de los sacramentos. "Que la crisis no podría ser más honda es indudable, al punto de que la organización temporal de la Iglesia está a punto de pasar a cobijar a la nueva iglesia del Anticristo." A punto..., nueva iglesia..., el Anticristo en casa... Lo escribe y se queda usted de lo más tranquilo mandando a la presente generación a practicar su religión donde está desolado el altar, donde los dones son execrables y donde yace exangüe el sacerdote. Pero la Providencia que usted no quiere reconocer ha conservado por milagro en otros santuarios incontaminado el Santo Sacrificio. Margaritas a los cerdos no se podían tirar con mayor incuria. Será, se diría, porque ciegamente sigue usted a los seguidores de aquellos "acreditados guías", no admitiendo que eran ciegos y que lo han conducido a pensar equivocadamente en nombre de un fantasma que acabará por devorarlos a todos y que ellos tejieron con el hilo que el Dk. Ratzinger les sostenía desde su discreto despacho romano.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Responderle punto por punto me es materialmente imposible: me urgen los deberes impostergables de cada día. Apenas dos o tres rápidas respuestas, pues. Ya que la Divina Presencia en la Eucaristía no puede probarse por los métodos de las ciencias experimentales, y apenas se podrá comprobar merced a los frutos de santidad de quienes la reciben, y visto que, aunque escasos, todavía quedan testimonios de vidas cristificadas por la devoción al Augusto Sacramento, que no dejan de reconocer presente en el Sagrario, ¿quién es entonces el que niega la realidad de la gracia sino usted, erigido en juez de todos estos casos a los que tendrá que señalar, inevitablemente, como falsarios o ilusos? ¿Habrá que creer que los obispos, válidamente consagrados antes de 1969, ordenaron sin efecto a los sucesivos sacerdotes? Lo de los sacramentos "debilitados en su eficacia" no quiere ser más que una mera y humilde tesis, fundada en la presunción de que el rodear a la Consagración -cuya fórmula y materia no variaron, a no ser el «Mysterium fidei» traspuesto al final: sí, sé que no es poco-, rodearla, digo, de una liturgia ciertamente degradada, protestantizada, debe empecer sin dudas a su eficacia, según se deduce por otro lado del imparable proceso de apostasía. No me caben en la cabeza los cambios introducidos por Paulo VI, ni admito la farsa de su próxima beatificación. Pero que el Señor deje en tan prolongada y absoluta soledad y engaño a quienes lo buscan sinceramente -de quienes usted se erige, repulsivamente, en fiscal- tampoco me resulta admisible. Ahí tiene, pocas líneas más arriba, el ejemplo encomiable del que se hace 140 km. bajo cualquier condición climática para adorar: bien quisiera yo imitarlo. Y no es el único.

      Los mil doscientos noventa días que Daniel atribuye a la abolición del sacrificio perpetuo deberían ser revisados, por doctores como usted, como añadidos de copistas despistados. O como cómplices de una devastación demasiado futura, socios de Bugnini en la noche de las edades.

      Eliminar
    2. Y además: a «viri probati» como usted, que disputan amparados por el anonimato, jamás le llegarán las penas canónicas que sufrió Mons. Lefevbre, que dio la cara y el nombre en defensa de la Verdad. Gente como usted simplemente han renunciado al drama: viven el más módico entremés de las sombras protectoras.

      Eliminar
    3. No me haga reír. ¿Qué sabe usted en dónde doy la cara y cuáles han sido las "penas canónicas" (inválidas) que se ha pretendido infligirme por parte de las "autoridades" actuales rebeldes a la Iglesia romana? El anonimato es un camino de dos direcciones, lo que cuenta es la verdad de los argumentos expuestos y la rectitud probada (probable en la sede correspondiente) de las conductas. Los Ottaviani y los Lefebvre protagonizaron actos valientes en sus lejanos días, admitido con gusto, pero otras numerosas acciones y omisiones suyas no estuvieron a la altura... firmando hoy y desfirmando mañana, etcétera, ya conoce las historias y las mitificaciones. No se suba también usted al tren prematuro de las "canonizaciones" de los cismáticos y deje que la Historia haga su lento trabajo y la Iglesia lo discierna más lentamente todavía. Repulsivo es seguir dorando la píldora a los falsarios y haciéndoles el campo orégano. Los 140 km de peregrinación de su devoto eucarístico le valdrán subjetivamente, pero objetivamente no valen nada. También los idólatras peregrinaban y eran piadosos, y mejor no le recuerdo qué y a quiénes adoraban en sus santuarios... Por mucho que les duela a quienes dejan impúdicamente entremezclarse ¡y actuar en el culto! entre los sacerdotes válidamente ordenados a los inválidamente constituidos como ministros del Novus Ordo, hay que "creer (o reventar) que los obispos, válidamente consagrados antes de 1969, ordenaron sin efecto a los sucesivos sacerdotes (y que no consagraron obispos por mucha fuerza que hicieran)". Ordenar, consagrar son actos cuya intención se toma y proviene de la Iglesia, "juxta ritum Sanctæ Romanæ Ecclesiæ", nunca "ad libitum ministri". ¡Ah, dolor!, "Human-kind cannot bear much reality" (T. S. Eliot). Ya lo ve, nada de renunciar al drama verdadero, que es la participación en la acción "pro gloria Dei, bono et salute" allí donde nos corresponde, no apoyándose sensibleramente en el muro de los lamentos como Bergoglio, ése sí todo "corazón" a lo Edmundo D'Amicis, ¿verdad?, para hacerse querer, justificar y aplaudir por los desdichados contemporáneos de tanto atropello y sinrazón. ¿Qué habrían hecho vuestras "compasivas" mercedes oyendo predicar al tremebundo San Juan Crisóstomo en contra, no a favor, del auditorio como les han habituado las "jerarquías" modernistas desde sus ambones? Taparse los oídos sería poco decir para gentes tan llenas de buenas intenciones y rumbo del Infierno por el camino que ellos mismos se van empedrando.



      Eliminar
    4. Me consta que acá no da usted la cara ni el nombre, y sin embargo porfía la discusión hasta el hartazgo: cosa que repugnaría incluso a la conciencia moral de los camellos. La "rectitud probada de la conducta" es cosa en la que usted testimonia por sí mismo: testimonio inválido a limine, que ya se sabe que nadie es buen juez de su causa, salvo aquel que pudo con justicia decir «si ego testimonium perhibeo de meipso, verum est testimonium meum, quia scio unde veni et quo vado». ¿O pretenderá que se le tome a usted en serio, no sabiéndole siquiera la seña? ¿Quién me asegura que no me encuentro como el pobre de Santos Vega, contrapunteando sin saber con el mismísimo Mandinga?

      La verdad de los argumentos expuestos: esto es, efectivamente, lo que vale. Y usted no responde a la dificultad escriturística: los tres años y medio de Daniel. Ni al hecho de que la fórmula y la materia del Sacramento, pese a la ruina general de la liturgia, se han mantenido sustancialmente inmutables. Ni al problema que suscitaría la pérdida del carácter visible de la Iglesia. Ni a las generaciones de engañados a su despecho, pese a la Providencia y a la promesa de N.S. de permanecer con nosotros todos los días hasta el fin del mundo. En fin, creo que el problema que se sigue de la apostasía generalizada es mucho más complejo e indescifrable de lo que usted supone. Quizás Dios permita esta gradualidad descendente hasta que las cosas queden ya perfectamente manifiestas, y la aguas se dividan con toda claridad.

      Que la humanidad no pueda soportar mucha dosis de realidad me resulta evidente por su obstinación de usted, tanta, que lo ciega. Usted puede, al parecer, permanecer tranquilo esperando el seguro naufragio de la nave conciliar, mirándolo todo desde muy afuera. Yo también lo espero, pero sufriendo esta desconcertante crisis aferrado a lo poco que queda de sacralidad en esta Iglesia a jirones. Nuestro Señor dio por terminada la antigua Alianza con su muerte en cruz («consummatum est») y no antes, y pese a la prolongada corrupción del judaísmo post-exílico, Él se avino a «cumplir toda justicia» (circuncisión, purificación, etc.). No se apuró a decretar la invalidez del ritual próximo a decaer.

      Recuerde que el rumbo más seguro del Infierno lo traza la soberbia. Lo suyo me sabe más a esto que a auténtico celo.

      Eliminar
    5. Estimado Flavio, como ud. señala creo que los frutos de santidad (como el peregrino de los 140 km. a quien felicito y pido dedique una oración por mi) y la postura acusadora ya no de pecados concretos sino de "intencionalidades" hablan por sí sola de la postura de su detractor.
      Lo que es indudable es que en el quid de la cuestion, estas personas coinciden plenamente con los más recalcitrantes progres: "el Papa no puede equivocarse y menos en cuestiones de fe". Parecería que esta persona considera con el protestantismo que está dentro de las 144.000 que solo se van a salvar. Ahí también le podríamos agregar un elemento calvinista al predestinarse a la salvación y condenar al resto del mundo a la condenación eterna. Si se busca coherencia, le recomiendo que ni lea, ni trate ni comercie, ni trabaje con condenados.
      Ahora solo queda esperar los insultos en nombre del Espíritu Santo, en los que también coinciden tanto muchos progres como sedevacantistas a nuestras posturas.

      Eliminar
    6. Justamente veía eso: que, pese a la verdad de muchos de los asertos del opugnante en cuestión, en su tono sombrío parecían confluir el carácter calvinista y lo peor del jansenismo, todo en una. Y que con semejantes defensores de la Tradición, ésta no necesita enemigos. La gravedad de la crisis de la Iglesia se manifiesta también en este tipo de respuestas, que son las del desesperado que induce a todos a desesperar.

      Eliminar
    7. Francamente, señor Favio Inflante, no sé de qué habla. ¿Qué tiene que ver aquí el libro de Daniel? ¿Es por su lado aparicionista de usted por donde quiere colarnos al santo profeta? Mire que tiene tareas más importantes de que ocuparse en el cielo y en la tierra.
      La forma de la Consagración, siento mucho despertarlo a la realidad s-í h-a s-i-d-o alterada, es decir, adulterada en sentido luterano, profanada, cuando de suyo era si no intangible, para la Iglesia después de San Pío V era al menos no-cambiable. ¿Cuál puede ser el propósito de cambiar la fórmula misma del Testamento Nuevo y Eterno? ¿Puede eso provenir de la Iglesia y del Papa? ¡Ni en una pesadilla! Usted sabe la respuesta y la calla, cuando estas maniobras sucias sobre la oblación sin mancha han hecho la forma de la consagración totalmente inválida para producir la transubstanciación. El aprendiz de brujo se puso a jugar con la mopa... La materia se ha mantenido, ¡bravo! Era lo menos que se podía esperar, siempre que algún imaginativo alumno de Bugnini no use galletas María y zumo de kiwi. ¿A qué queda reducido su pomposo "sustancialmente inmutables (sic, por inmutadas)"?
      El carácter visible de la Iglesia permanece, menguado, casi extinto, hasta que Dios lo disponga; queda un mínimo no imponible...; porque, deberá reconocerlo, no se trata de una de sus cuatro notas, unidad, santidad, catolicidad, apostolicidad, que no pueden desaparecer jamás, y la visibilidad conoce variaciones de más y de menos sin que con ello deje de existir la Iglesia. La que es visible es la Iglesia, ¿se entiende?, no su visibilidad. El hombre menguante de la famosa vista no desaparece al final de la historia, sólo deja de ser visto por parte de los otros, se oculta, por un tiempo de solo Dios conocido, su figura anterior, cuando era el orgulloso jefe de aquella simple familia de clase media americana de los años 50…, pero el personaje, que contempla la inmensidad del firmamento, no desespera, ¡cuánto me impresionó en mi infancia esa inocente escena!
      Engañados siempre los ha habido, y cuando en la cátedra de la Verdad se sientan los maestros de la mentira, ¿qué espera usted que ocurra? No me crea tan ingenuo, soy consciente tanto de la complejidad de la apostasía generalizada como de su extensión casi universal. ¿Qué culpa tienen? Los juzgan Dios y su conciencia, no yo, que tampoco me meto como usted a salvador de desconocidos.
      Deje usted al melancólico Santos Vega en su ancha pampa argentina y no se meta, aparcero, en un potrero que le queda grande a su pingo ibérico. Ah, y deje al Juez de nuestras almas decidir sobre lo cierto de mi testimonio y lo poco o mucho de mi soberbia... y de la suya.

      Eliminar
    8. Sepa Vd que desde hoy, es decir desde el viernes 27 de Junio, día de Ntra. Sra. del perpetuo Socorro y ¡oh! casualidad del Sagrado Corazón de Jesús, antes de la media noche, su nombre Augusto, estará en la presencia del Señor Sacramentado a petición de este simple que escribe, ignorante de los "entendidos y sabios..", según su deseo que yo tomo en serio.
      Si Dios esta presente el me ha de escuchar, aún cuando sólo sea para sonreir y corregir mi torpeza, que sobre mis pecados ya extendió generosamente su mano, y lo hizo después del Concilio de marras, así que he de suponer que sigue "Vivo y Coleando" pese que le fastidie a otros.
      Si no está, habrán sido nó 140, sino más de 7000 Km en estos diez años hechos en vano, como dice San Pablo, "si no resucitó vana es nuestra fe", en mi caso habré perdido tiempo, salud y dinero, en gasolina se entiende.
      Pero si está allí, y ASI LO CREO, seguiré acudiendo a sabiendas de que le molesta al Maligno.. que ese sí que no distingue entre antes o después del Concilio, ni entre buenos o malos: ¡¡nos quiere a todos enfrentados y sometidos!! Un saludo para todos, pues todos somos INDIGENTES.

      Eliminar
    9. Al anónimo perseverante de las 13:30

      Había que ser sofista a lo sacro para desdeñar la lección de Daniel, interpretada unánimemente por los doctores de la Iglesia según su obvia literalidad. Desde la disrupción litúrgica hasta hoy han pasado varios ciclos de tres años y medio. Esto, ¿no hace tambalear su tesis? ¿O se hace usted el distraído, sustrayéndole a la Escritura las páginas disonantes con su capricho? ¿Aparicionismo? ¿Qué?

      Ya sabemos que Ottaviani (y acaso Calmel, y todos los santos, en fin) tienen que pasar por su examen de usted y por su ulterior aprobación. Pero oigamos la clara enseñanza de aquel cardenal sobre la variación operada en la fórmula consacratoria: «las palabras de la Consagración, por el modo como se insertan en el contexto del Novus Ordo, pueden ser válidas por la eficacia subjetiva de la intención del ministro. Pero pueden no ser válidas, en cuanto que ya no son tales por la fuerza misma de las palabras, o más exactamente por la virtud objetiva del modo de significar que tenían hasta ahora en la Misa [se trata, como es sabido, del cambio del tono recitativo al tono declamatorio en el momento en que se pronuncia la fórmula en el Misal tradicional, ahora omitido y vuelto todo recitativo, sin solución de continuidad]. Por lo cual los sacerdotes que en un futuro próximo no habrán sido instruidos conforme a la doctrina tradicional y quienes simplemente se fiarán del Novus Ordo con la intención de "hacer lo que hace la Iglesia", ¿consagrarán en realidad válidamente? Es lícito dudar de ello». Lo que explica una situación de ambigüedad lamentable, pero que permite, justamente en virtud de esa ambigüedad, que la fórmula pronunciada pueda ser válida «por la eficacia subjetiva de la intención del ministro». Esta es la única manera por la que puede, en esta sazón, garantizarse la realización del sacrificio propiciatorio y la provisión del maná celestial hasta que el Señor lo disponga; ésta es la rendija por la que Dios continúa abriéndose camino y haciéndose presente pese a los planes de sus enemigos, sabedores de que un cambio absoluto en este respecto hubiera sido una torpeza y hubiese echado a perder sus designios. Era menester obrar por grados: algún día, que no parece lejano, abolirán por completo toda posibilidad de que el Señor descienda a las sagradas especies.

      Siguen pareciéndome sombrías, con tufo a calvinismo, sus desasosegantes palabras. Doy por concluido aquí el intercambio: creo haberle dado no poco espacio, máxime cuando ni siquiera tuvo la caballerosidad de exponer su propio nombre, permitiéndose jugar con el ajeno. Dios lo asista, ese mismo Dios cuya presencia en el Sagrario usted -en lóbrega coincidencia con los ateos y los acatólicos- se permite categóricamente negar, sin el menor resquicio de duda.

      Eliminar
    10. Al amigo adorador quisiera agradecerle grandemente su deferencia.
      Con un oratorio de Adoración Perpetua a 4 cuadras de mi casa, algunos días por pereza no voy a hacer algunas oraciones.
      En mi vergüenza le agradezco ya que, cuando en algún momento sienta que no tengo ganas me voy a acordar de su ejemplo.
      Dios lo bendiga.

      Eliminar
  16. Al leer a anonimo ; Maite y Flavio me encuentro identificado con la tristeza que oprime mi corazon al ver los desplantes papales. Me uno en compartir que adoro al santisimo casi a diario en una hermosa capilla de la Union LUMEN DEI, la cual custodia al señor las 24 horas del dia, asi que junto a otros hermanos adoramos su cuerpo sin dejarlo solo ni un momento y nuestras experiencias diversas se encausan siempre en dar la honra y gloria al señor presente en la eucaristia. Animaos todos a adorarle el mayor tiempo posible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta persona 23 Junio 2,23, esta claro que no sabe ni conoce la Compasión..
      Despues de dar su "mitín" y condenar al resto, sólo cabe pensar que ya no necesita de Dios, pues habla y juzga con la facilidad que le otorgan sus conocimientos... creo que le "falta corazón", algo tan necesario en el seguimiento del Señor.

      Eliminar
  17. El Pontificado de Benedicto XVI ha degenerado en el postureo de fran-cisco posturitas.

    ResponderEliminar