martes, 30 de septiembre de 2014

APLICACIÓN DEL CONCILIO A SANGRE Y FUEGO

Quien haya seguido el reciente asunto de la remoción del obispo de Ciudad del Este y atendido a las «serias razones pastorales» aducidas por la Santa Sede para tomar tan drástica medida (i.e.: «el bien mayor de la unidad de la Iglesia en Ciudad del Este y de la comunión episcopal en el Paraguay», y no -según se instó paralela y taimadamente a divulgarlo a los medios de masas- el presunto encubrimiento del vicario episcopal, antaño acusado aunque luego absuelto del cargo de pederastia), no podrá menos que advertir una común nota que, al decir de las propias autoridades vaticanas, vincula este caso con el desguace de la hasta ayer floreciente orden de los Franciscanos de la Inmaculada. En efecto, para posar la mano sobre esta última se aludió oficialmente a la necesidad de alcanzar un imperioso sentire cum Ecclesia que la preferencia de los frailes por la Misa y la doctrina tradicionales harían peligrar.

La Misa que celebraba mons. Livieres en su diócesis

No hace falta ser muy avizor para hacerse el cuadro de una banda de ideólogos dispuestos a trascender aquel axioma protestante de la Ecclesia semper reformanda por aquel más neto y concluyente de semper transformanda, esto es: ir al grano de la «revolución permanente» sin tanta excusa principista. Pues si reformar es un "devolver la forma", transformar equivale a sobrepasarla. Debiendo completarse el cuadro con la delegación de facultades de parte de estos mismos ideólogos (que, pese a la perversión de la inteligencia, no dejan de ser hombres teoréticos, frecuentemente inhábiles para cuajar sus lucubraciones en hechos conclusos) en una bestia impulsada por una voluntad férrea, capaz de enlodarse hasta la frente en la consecución de los objetivos previstos. En Bergoglio fue hallado, al fin, aquel hombre dispuesto a no dejarse arredrar, como sus predecesores, por rémoras de cristianismo que entorpecieran la aplicación superextensiva del programa conciliar. Ésta es toda la novedad de este pontificado, jalonado sin pausa por los cinco previos.

Estos mismos ideólogos, presentados con ropaje de teólogos y habiendo hallado amplio cauce en cátedras episcopales, en seminarios y en publicaciones especializadas, no han dejado de deducir notorias conclusiones de su lectura fenomenista de la historia de la Iglesia. Y habiendo tomado nota del coraje que impulsó a aquellos pontífices que obraron eficazmente la reforma necesaria en sus respectivas épocas (pongamos un san Gregorio VII, o un san Pío V), creyeron posible emularlos por la aplicación de una obra de reforma que no era sino ruptura, disrupción, cesura, dándose febrilmente a consumarla, incluso sin ahorrar recursos moralmente reprensibles.

Ahí está, bien patente a quien se anime a mirarla de frente, la vieja herejía del conciliarismo, vuelta a retoñar después de siglos. ¿Qué hay sino bajo el indiscreto avío de voces como «colegialidad», «comunión episcopal» (que ya no «comunión con el Sucesor de Pedro»), «sinodalidad» (y ésta asimilada a koinonía, «communio») y «espíritu del concilio», entre otras, sino un intento de minar la unidad de la fe atacando la constitución misma de la Iglesia, tal como fue instituida por Cristo? ¿Qué sino un solapado intento de subordinar al Papa al colegio episcopal, haciendo del suyo una especie de "primado honorífico"? De lo que se trata, a juzgar por los dichos y los hechos, es de convertir el Reino de los Cielos en una república de intrigas. Ya los concilios de Pisa y de Constanza (rectificado este último en sus desvíos conciliaristas por la rapidez de reflejos de Martín V) no habían sido sino «la obra de una vanguardia de intelectuales que habían hallado [...] la ocasión para legislar para toda la Cristiandad en nombre de las doctrinas por ellos elaboradas. Doctrinas rigurosamente revolucionarias que no tendían a otra cosa que a imponer una nueva concepción de la Iglesia» (Daniel-Rops, La Iglesia del Renacimiento y la Reforma). Tanto que, partiendo de una réplica a la constitución monárquica de la Iglesia (según ya lo había ensayado Marsilio de Padua, haciendo del pueblo el soberano y juez de la doctrina, quien delega la autoridad en el Concilio, y éste a su vez en el Papa), culminaba en la disolución anárquica de la Iglesia. No otra cosa ocurre hoy, con el infausto invento de las "comunidades de base", entre otras ocurrencias democratizantes manadas del magma conciliar.

Que Bergoglio haga gala del más crudo espíritu de autosuficiencia a la hora de regir a la Iglesia no se contradice con la aberración conciliarista. Al fin de cuentas, el propio Platón señaló (fundado en la comprobación del curso político de su tiempo) que la democracia concluye fatalmente en tiranía: desmiéntalo si no la Revolución Francesa, cuyo principal vástago resultó un Napoleón. Francisco, de hecho, no ocultó que el nombramiento de un consejo de ocho cardenales para auxiliar en el gobierno de la Curia romana había sido pedido por los conclavistas, condicionando su elección (y contraviniendo con esto la ley eclesiástica en vigor) al compromiso asumido a este respecto. Coacción que no ha sido obstante para la explosión del personalismo más despampanante en la historia del pontificado.

Por eso, si hubiera que dar crédito a quienes señalan a Francisco como "el auténtico primer papa conciliar", el primero que se quita definitivamente de encima veinte siglos de cristianismo para encarnar una religión nueva, hasta hoy en fase de ensayo, valdrá atender a la acreditada voz de Enrico Maria Radaelli en orden a señalar la calamidad del caso. En una entrevista concedida con ocasión de la publicación de su reciente libro La Chiesa ribaltata («La Iglesia revesada», entrevista accesible en el original italiano aquí), el autor concluye, a propósito de la expresión «papa conciliar», que
«en la acepción que podemos retomar de parte del papa Bergoglio, esto quiere decir dos cosas: primero, "Papa cuya autoridad es válida en orden a la autoridad del concilio (Vaticano II)", o "conferida por el concilio (Vaticano II)", lo que, si se profesara apertis verbis, sería una herejía, o bien la herética concreción de los dictámenes del conciliábulo de Pisa y del Concilio de Constanza antes de la actuación correctiva del papa Gregorio XII; segundo, 'Papa que aplica plenamente el Concilio Vaticano II", y también ésta es una acepción herética, en tanto y en cuanto los dictados de ese concilio son heréticos (v. libertad religiosa, colegialidad episcopal, antropología antropocéntrica, sacramentalidad de las otras religiones, comunicación del mismo ente divino con el judaísmo y el Islam, etc). Y en sí misma, sobre todo, lo es la forma misma otorgada a aquella asamblea que [...] no se corresponde con la medida con que hubiese debido corresponder a las exigencias presentes de la Iglesia en el momento en que fue convocada -se le imprimió una forma mere pastoral y por lo tanto no resolutiva, a cambio de la forma rigurosamente dogmática y judicial que correspondía». Pues «la forma correcta hubiese debido ser la dogmática, determinada por la esencia "logos"». De donde «el "sistema Francisco" querría completar sistemáticamente la obra comenzada con la forma "pastoral" del Vaticano II, pero esto no hace sino extremar la voluntad de-dogmatizante comenzada con aquel concilio». 

Es muy de temer que los impulsores del cerrado viraje no apelen al pelele del "papa conciliar" según sólo una u otra de las acepciones reseñadas por Radaelli, sino asumiéndolas ambas. Y aun extenuándolas: el concilio ya no sería el de los prelados, sino -mucho más vasto e inclusivo- el del pueblo fiel, aquel ante quien Francisco se inclinó el día de su elección para pedirle su "bendición". Tarea que se prolonga día a día, con el esmero publicístico en conquistar el placet del vulgo televidente. Lo de la aplicación de los dictados del Vaticano II ni necesita probarse, por demás notorio: bastan el contenido de las homilías diarias de Francisco, sus entrevistas, etc.

Se trata de la Iglesia finalmente configurada con la Escuela de Frankfurt, para la que el principio de identidad y no-contradicción es el preámbulo al horror nazi. La Iglesia del consenso momentáneo y voluble, que ya no del sensus fidei. Una Iglesia que, depuesta toda certeza, acaba por rendirse a la mala gnosis del naturalismo, sin el menor atisbo de explicación trascendente de las realidades terrenas. De aquí que aquel obispo o sacerdote que se aferre a la doctrina de siempre o prefiera celebrar la santa Misa según el llamado «modo extraordinario» (acaso para contraponerlo al muy ordinario «Novus Ordo») venga a parecerse a esos pobres patos que, por inadvertencia, hacen su nido en el maizal maduro, sin prever la próxima incursión de la trilladora, que todo lo despedaza. Se les está avisando que serán triturados sin compasión, porque lo que subyace es la enemistad espiritual insoluble entre dos estirpes momentáneamente confundidas en una misma sociedad.

¡A la ordalía con Bergoglio y el Concilio!
Llegará, Dios mediante, la necesaria separación. Radaelli apura una sugerencia para el pontífice, en orden a instar al Señor a intervenir, ya que estamos con la paciencia al límite. En tratando del inminente sínodo, nuestro autor supone, con muchos, que «es posible, por ejemplo, que en el caso de los divorciados vueltos a casar el Papa llegue incluso a enunciar doctrinas permisivas en nada conformes a la Sagrada Escritura y a la Tradición. Pero sus enunciados serán a nivel práctico, (pseudo)pastoral, y no teorético, es decir, no dogmático, de modo que la verdad y la Iglesia no se pierdan, sino sólo se vean menoscabadas. El asunto es, con todo, de máxima gravedad [...] Concluyo que toda la Iglesia tendría que urgir al Papa a hacer una ordalía: sí, un verdadero y auténtico juicio de Dios. Y esto porque después de cincuenta años la Iglesia ha llegado a una instancia de bloqueo definitiva y última, con un magisterio de-dogmatizado que la vuelve cada vez más irreconocible. Es una situación insostenible: no puede durar mucho más. Pruebe el Papa, si se anima, con los fuertes verbos jurídicos y con el plural mayestático pontifical necesarios en tales casos («Nos establecemos, decretamos y declaramos», Nos statuimus, sancimus et declaramus) a dogmatizar una cualquiera de las inaceptables y felonescas novedades de las cuales quiere llenar a la Iglesia: siendo el dogma infalible, deponiendo sobre el fuego del dogma sus ensueños, la Iglesia quedará infaliblemente garantizada de la perfecta y adamantina bondad de las decisiones así enunciadas. Pero si el Papa no se anima a enunciar tales ensoñadas novedades -y no se animará, sin dudas-, entonces querrá decir que éstas, como se sabe, eran falsas, y la infalible verdad del dogma, aun inmoribus, las ha desenmascarado».



15 comentarios:

  1. Asi que Radaelli todavía le llama papa a la cosa esa que está en Roma....... jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Osté, insolento... Tené talvesse un argomento mecore para oponere? Ahhh sabandicca anonimo, mecore callare a tempo!

      Eliminar
    2. insolento e berigoglio che...

      Eliminar
    3. Vai a mangiare papafritas pseudoRadaelli jajajajaja

      Eliminar
    4. y que tale si lo hace callare al tal bergigoglio no sereia mecore jjajajaja

      Eliminar
  2. Yo creo que la cosa es mucho más sencilla. Bergoglio ha cesado a un obispo del Opus Dei que cobijaba a un pederasta. Ustedes han decido alinearse con el obispo neocón y con el sodomita al que cobijaba. Y para disimular tan lamentable postura, que les retrata como falsos tradicionalistas, han decido inventarse una teoría de la conspiración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Falso tradicionalista será su abuela. No me arrogo siquiera el mote de «tradicionalista» a secas, por lo holgado que me queda. Si usted llama "teoría de la conspiración" a la que resulta de las evidencias incontrastables de la venganza elevada a sistema, allá usted con su miopía.

      Quizás el cariz ideológico de su ¿fe? no le permita admitir que, pese a ser del Opus Dei, aquel obispo levantó a su diócesis. Es del Opus: ¡no es posible que celebre la Misa de san Pío V! (Repita: «de Nazaret, ¿puede salir algo bueno?»)

      Con cristianos como usted nos va a ir como con Rodericus, el último godo.

      Eliminar
  3. Bachiller S. Carrasco1 de octubre de 2014, 5:06

    Hágame caso y cuelgue Ud. también como lo hacen en otras bitácoras, un cartel con la advertencia TRADI-LOCOS, SUPER-TRADIS y otras patologías afines ABSTENERSE.

    ResponderEliminar
  4. Flavio: te dejo el último artículo de mi blog, con una propuesta "que no podrás rechazar". No, en serio, que puede interesarte, así como a tus lectores: http://eticacasanova.org/2014/10/01/alerta-solicita-al-papa-la-excomunion-de-los-pastores-traidores/. A lo mejor, sale algo de ahí, uno nunca sabe... y me gustaría tanto que así fuera...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carlos. Acabo de leerlo. Supongo que admitís de antemano la improbabilidad de cosechar otro fruto que no sea la tirria del Francísculus (esto, si se lograra juntar cantidad realmente numerosa de firmas y el petitorio llegara a destino). Suplicarle, bajo capa de devoción filial, que condene sus propios errores y excomulgue a varios de sus adláteres, es una humorada que merece ser celebrada en la Domus Sanctae Marthae con carcajadas unánimes, incluidas las de los inmutables guardias suizos.

      Eliminar
    2. Estimado Flavio, he de decir que también había pensado sobre esta posibilidad que expone Carlos, y no la veo como una gracia.
      Llegados a este punto, todo es posible y diré aún mas, necesario. Si se recogen firmas para tantas cosas secundarias, porque no hacerlo para defender la fe y el atropeyo al que se nos está sometiendo..?
      Si alguien lo promueve, tendrá mi apoyo y mi firma.
      Al enemigo de Dios se le convate con todo.
      Un saludo

      Eliminar
  5. Muy estimado Flavio,
    como fiel de la FSSPX que soy y sin dejar de reconocer lo bueno que hay aunque escaso dentro de la Iglesia de la Publicidad, quiero tomar postura en su excelente blog.
    La reafirmación hecha y demostrada en los actos que viene disparando el ocupante de la sede petrina sobre profundizar el CV2 y su hermeneutica de la ruptura, son la perfecta prueba que muestra sin dudas que cualquier acuerdo o pacto que la FSSPX selle con esta Roma apóstata será causa inmediata de su deceso.
    Lamentablemente hoy en día y gracias al sincericidio perpetrado por los cardenales masones que eligieron al títere de Bilderberg, la elección es sumamente clara: o Iglesia de las Promesas o iglesia de la publicidad.
    O Tradición Apostólica o iglesia conciliar.
    Cristo jamás dijo que la cizaña no crecería hasta tapar al mismo trigo.
    Es lo que ven nuestros ojos.
    Es nuestra decisión, no la del mundo.

    Un cordial y afectuoso abrazo en Cristo.
    María Ssma lo guarde y nos proteja a todos.

    Daniel Huntington

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Daniel, por las benévolas palabras.

      Yo también creo (me parece demasiado obvio) que la regularización canónica de la FSSPX entraña un claro riesgo de muerte para la misma. Entiendo inteligente la apuesta por obtener apenas un "reconocimiento de tolerancia", como se dijo de la reciente reunión de Fellay con Müller, cosa que no creo que Roma se avenga a aceptar -quedaría trunco el propósito de demoler.

      Se impone, sin dudas -y por realismo- reconocer «lo bueno que hay aunque escaso dentro de la Iglesia de la Publicidad»: lo contrario sería distorsionar ideológicamente el celo por la Tradición, caricaturizarlo, volverlo mueca. Y también se impone -por renovado realismo- reconocer que «esto de bueno» tiene cada vez menos espacio en la Iglesia de la Publicidad (que es lo que intenté expresar en este artículo bajo la imagen de la pobre pata que anida entre la mies madura, y que acaba molida entre las cañas y los marlos: lo he visto literalmente, y no puedo menos que aplicarlo a los varios casos que han trascendido últimamente, y a los innúmeros casos anónimos, irrelevantes pero reales, como el de quien esto firma).

      Mi única aunque muy agradecida vinculación con la FSSPX estriba en la posibilidad que ésta me brinda, junto con un puñado de feligreses, de asistir a la única Misa mensual que celebran en Rosario, distante casi 50 km. de casa. Le aseguro que ardo en deseos de que la frecuencia sea mayor, y que la asistencia habitual a la Misa de Paulo VI se me hace cada vez más ardua, cumpliéndola sólo en atención a consumir el Panis Angelicus.

      Lo abraza
      Flavio

      Eliminar
    2. Le aseguro que ardo en deseos de que la frecuencia sea mayor, y que la asistencia habitual a la Misa de Paulo VI se me hace cada vez más ardua

      Suscribo, doy fe de que es asi.
      Hace unos años, durante un tiempo, pude asistir a una misa preconciliar, no de la fraternidad pero con idéntico efecto en el alma.

      Eliminar
  6. para el listillo de Rodericus

    "Lombardi: Livieres no fue echado por abusos sexuales, sino por desavenencias ideológicas"

    http://www.periodistadigital.com/religion/america/2014/10/01/lombardi-livieres-no-fue-echado-por-abusos-sexuales-sino-por-desavenencias-ideologicas-religion-iglesia-paraguay.shtml

    ResponderEliminar