martes, 8 de noviembre de 2016

OTRO REVÉS ELECTORAL PARA FRANCISCO

Uno que podría vestir el manto y la muceta
que Bergoglio rechaza por humildad
No somos nadie para presagiar cómo serán las cosas bajo Trump, pero nos place ver vindicada la justicia más elemental al paso que el progre-clericalismo de Bergoglio experimenta su enésimo traspié, el de resonancias las más orbitales. Un papocesarismo redivivo en tan impropia hora, y en figura tan anodina, merecía ser desmentido en todas sus insolentes injerencias por aquel que el propio pontífice llamó, con rusoniano ditirambo, «el soberano» -supuesto el caso de que perviva ese sujeto colectivo que por inercia aún llamamos "pueblo" en este hacinamiento de átomos humanos. Se recordará que Bergoglio, fiel a su estratagema de zaherir sin nombrar, se había entreverado meses atrás en la puja electoral estadounidense fustigando a quienes -como Trump- proponen construir muros, que no puentes, y aquel que retiñe el consabido estribillo del "no juzgar" no dudó en descalificar como "no cristiano" al candidato que se oponía sin complejos a la invasión migratoria patrocinada por las élites financieras.

Mejor trato recibió de Francisco la candidata derrotada, maguer ésta se declarara a favor del aborto y la ideología de género, a más de amenazar con intervenir a "las religiones" para des-dogmatizarlas y a pesar de que recientemente se ventilara, con ocasión del llamado Wikileaks, la participación de su jefe de campaña en repugnantes happenings regados con efluvios humanos (sangre, esperma, leche materna), no menos que las incursiones de Hilaria con Bill su consorte en el escabroso mundo de la pedofilia a bordo de jets privados. Todo esto sin contar las decenas de muertes accidentales de allegados que sabían más de lo conveniente, y las evidencias bastante avanzadas de la práctica del satanismo. Diríase un menú que, revirtiendo sobre la figura de un complaciente Francisco, exhibe en éste -a falta del carisma de infalibilidad, que los papas "pastoralistas" del Vaticano II no han querido comprometer- la indefectibilidad de sus preferencias personales, siempre adscritas a lo peor de la marea gnóstica que está llevando al mundo a la irremontable locura y al suicidio.

De este hombre que gusta de hablar con su rostro, podemos imaginar aquel que compondrá, con arte y primor inigualables, con ocasión de la foto con el flamante presidente norteamericano cuando éste lo visite, apenas traspuestas las murallas vaticanas.


13 comentarios:

  1. Imagino la cara de todos los filos progres y demás especímenes cuando hayan despertado esta mañana con la victoria de Trump sobre Clinton. Empezando por Francisco, claro.

    En efecto Flavio, poco sabemos sobre el lider republicano, pero sí sabíamos mucho sobre "la demócrata" y era para echar a correr sabiendo cuales eran sus proyectos.

    Los planes de Dios está claro que son otros que los que nos ofrecia la diabólica candidata, y debemos dar gracias a Él por habernos librado de tanta perversidad.

    ResponderEliminar
  2. Hay cada vez más gente harta de progresismo, globalismo, revolución cultural, y hasta de anticristianismo, y están reaccionando. Hay motivos para tener una calma y racional esperanza. Ahora Trump tiene que demonstrar dos cosas:
    1- que no es un "infiltrado" del Nuevo Orden Mundial, puesto como candidato para que la gente siga creyendo en la farsa de la "soberanía popular", para que después como presidente sea más de lo mismo. Yo particularmente no lo creo porque la oposición a Trump fue inaudita y en todos los frentes de lo que llamamos el Nuevo Orden Mundial (todos los medios, artistas, celebridades, intelectuales, la cúpula del mismo partido republicano, financistas y muchos grandes empresarios, economismtas célebres, organizaciones de derechos humanos, feministas, abortistas, varios gobiernos inclusive el de Argentina), veo muy difícil que se unan de manera tan explícita (de paso mostrando que eso del Nuevo Orden Mundial es una realidad y no una teoría de conspiración) solo para hacer una pantomima.
    2- que Trump va a lograr gobernar según sus propuestas electorales. Ahora podemos esperar todo tipo de trabas a su gobierno, si él empieza a implementar lo que prometió.
    Esperemos. 2017 va a ser un año muy interesante.

    ResponderEliminar
  3. Completamente de acuerdo con Carlo. La gente está hasta las narices de Hillarys, Obamas y Franciscos y por una vez ha dicho basta. De hecho, no sé si Trump hubiera ganado de no ser por la sobresaturación de progresismo francisquista de los últimos años. Los católicos yanquis son de aúpa cuando se ponen, y a estas alturas deben estar ya bastante hartos del inquilino de Santa Marta.

    ResponderEliminar
  4. jajajaja..... disculpe Don Flavio, pero desde esta madrugada me ha dado un ataque de risa imparable .Pensar que a los progres les ha entrado un Exocet por alla´ ,donde el sol no iumina ,me provoca estos ataques imparables. La inmunda abortera de Hillary que le vaya a pedir consuelo al okupa de Santa Marta.... y ahora disculpe Ud ,que debo seguir en el festejo.
    criollo y andaluz

    ResponderEliminar
  5. Hay un término en alemán que describe lo que estoy experimentando al escuchar, ver y leer a todo el arco mediático y políticamente correcto lamentándose del resultado: "Schadenfreude"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí lo que más me gusta es que ellos creían controlar al 100% la opinión pública y que así podían garantizar el verso de la "soberanía popular" sabiendo que iban a votar como ellos querían. Falló con el "proceso de paz" en Colombia, falló con el plebiscito para que Reino Unido siguiera en la Unión Europea, y ayer falló nuevamente con la elección de Trump. Realmente, es fuente de gran gozo el hecho que, después de 2 siglos machacándonos con el cuentito ese de la "democracia", solución universal para todos los problemas de la humanidad, ahora estemos asistiendo una y otra vez a las élites políticas, económicas y culturales despotricando en contra de la "soberanía popular" porque el "soberano" no votó como ellos querían... Aun si Trump nos defrauda y termina siendo más de lo mismo (cosa perfectamente posible), solo eso ya es una victoria.

      Eliminar
  6. Ele está perdendo todas. Perdeu no plebiscito que excluiu da política colombiana os criminosos das FARC. Perdeu na Hungria, que continuou com a política restritiva aos imigrantes islâmicos, protegidos dele; perdeu na Argentina, que derrotou Kirchner, beijada e paparicada por ele; perdeu no Brasil, com o impeachment da Dilma, momento triste para ele, que causou o tristíssimo cancelamento da viagem para cá dele.

    Agora, perdeu nos EUA!

    Francisco está na contra-mão do povo, na contra-mão da realidade. Que os bispos acordem. Se eles continuarem na mesma estrada, acabarão deixando a Igreja como apêndice da história, e eles mesmos se tornarão cada dia mais inócuos, distantes dos fiéis e emudecidos pela vida.


    Vitória de Trump, derrota de Francisco.

    https://fratresinunum.com/2016/11/09/vitoria-de-trump-derrota-de-francisco/

    ResponderEliminar
  7. La victoria de Trump supone el triunfo de la libertad y la democracia, a grueso modo entendidas. De haber ganado la pro-abortista promotora de Planned Parenthood y demás mafias criminales, H. C., el mundo se habría sumido, todavía un poco más, en la suprema podredumbre absoluta. ¡Bravo por Trump!

    ResponderEliminar
  8. Por estar de acuerdo con el fondo del artículo, y por entusiasmarme la prosa rimbombante (que es algo que considero y mucho) pasaré a ponerlo dentro de mis "Sitios a tener en cuenta". De paso, lo invito a echar un vistazo a mis artículos respecto a la elección de Trump; en resumen, exponen la tesis de la "victoria del pueblo sobre el lumpen" (dígase progres de variopinta calaña). Desde Montevideo, le mando un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Bruno. Ahí acabo de abrir su blog a través del enlace de blogger. Encontré el artículo sobre Trump y ya me estoy dando a la lectura.

    Me queda una duda. Lo de "prosa rimbombante", ¿es un cumplido o lo contrario?

    Saludos desde la pampa húmeda.

    ResponderEliminar
  10. Gracias a Ud., Flavio. Un cumplido, obviamente. Tiene razón, quizá no fue el mejor adjetivo, porque tiene cierta connotación despectiva (aunque en la RAE no se lo explicita). Qué le parece prosa donosa, galana o grandilocuente? Es todo un tema eso del significado de las palabras. A veces uno se toma ciertas licencias pero corre el riesgo de no ser comprendido... vea si no mi utilización de "lumpen" en los dos artículos sobre Trump. En fin, cosas a considerar y aprender... Saludo cordial.

    ResponderEliminar
  11. Creo que Bruno quiso decir prose flamboyante, es decir: prosa flamígera. Como la espada de San Miguel y las de los ángeles que guardan la entrada del Paraíso. En todo caso, así la califico yo. Y es elogio, pero no cumplido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho, mucho. Gracias a ambos por la bondadosa hipérbole.

      Eliminar