sábado, 30 de diciembre de 2017

EL BALANCE DEL CATÓLICO

El balance de fin de año del católico ni pizca debiera tener del balance contable de las empresas, ni siquiera del recuento comparativo de dichas y penas allegadas por el declinante ciclo. Más bien un como memento mori y un examen de conciencia de más largo aliento, e incluso una ocasión para meditar en los novísimos del hombre y en los del mundo. Porque así como inexorablemente pasan las hojas del calendario, sic transit gloria huius mundi. 

Pero tampoco cabe para el caso la aplicación de esas teorías degenerativas que simplifican hasta el insulto la extraña articulación del compuesto humano, haciendo que el hombre tenga no más que la edad de sus arterias. Pues, según lo dice el salmista en atención a causalidades que rehuyen el mero patrón biológico, «tu juventud se renueva como la del águila», esto es: aunque declinen tus fuerzas corporales, podrás avanzar de altura en altura hasta contemplar, tras una muerte dichosa, la Gloria del que te redimió. Aquí, la paradoja inaccesible al fisicismo. La arteriosclerosis de la ciudad terrena, en todo caso, es propia de aquella organización que rehuye la injerencia de la gracia, de aquella planificación social endurecida por una engañosa autosuficiencia, por el culto sacrílego de sí mismo. Planificación que se limita, a la postre, a hacer más confortable el fango, ya que la ansiada plenitud fáustica termina desmentida una y otra vez en los individuos y en las generaciones, y el cielo en la tierra no acaba nunca de consumarse, muy a despecho del candoroso evangelio del progreso.

Non enim habemus hic manentem civitatem, sed futuram inquirimus (Hb 13, 14). No nos vengan entonces con un neocatolicismo de puras inmanencias, hecho apenas para amortiguar hic et nunc las desazones que provee a manos llenas un régimen social inicuo hasta la médula (e inicuo por definición, ya que niega a Dios el culto que se le debe por estricta razón de justicia). Esto sí que es verdadero "opio de los pueblos": la Iglesia como "hospital de campaña" que sana a los cerdos heridos para que éstos puedan volver a refocilarse en el limbo, en el limo. No: esto es una falsificación tan indecorosa y banal de nuestra religión que por momentos ni siquiera parece la obra de una inteligencia demoníaca sino de una bestia humana aturullada por los excesos del vientre.

Si un deseo debiéramos formular para este próximo año es que Dios entumezca la lengua de los pastores impíos que cambian la exhortación a la conversión y la penitencia por la módica instancia a la "inclusión". Que arranque almas a su funesta influencia, y nos provea un Papa conforme a Su voluntad. O mejor, y más realísticamente dicho: que venga a deshacer los entuertos en que sobreabunda su desfigurada Iglesia. Que venga en Gloria y Majestad y nos encuentre en vela y expectantes. 



7 comentarios:

  1. El Aviso - El Milagro - El Castigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿es confiable garambandal?

      Eliminar
    2. No es seguro pero que algo por el estilo, como un aviso donde la gente tendrá una especie de rapto espiritual, no a la manera del que mencionan los protestantes sino algo como una iluminación, con perdón de la palabra un tanto new age, de consciencia donde verán sus pecados y como está su alma frente a Dios eso si creo que puede llegar a pasar.
      Una especie de purificación espiritual a nivel individual pero para toda la humanidad. Uf... que difícil explicarlo para que no te salten a la yugular ...jeje
      No me termina de convencer Garabandal pero hay que analizar todo y quedarse con lo bueno o con lo que tenga sentido.

      Eliminar
  2. ¿que tal esto? tiene sentido.
    Pilar GonzalesHace 7 meses
    Creo en la Virgen Maria, en todas sus advocaciones, soy católica "tibia", cuando tenia tres años, mi familia estaba en la miseria económica, pero Yo no recuerdo haber sufrido por eso, todos los dias, temprano, salia a pedirle un taco, a la vecina, que me recibía con una sonrisota y me alimentaba. A esa edad, vi a la Virgen Maria, me sorprendió verla, así, de repente, era bellísima, solo me dijo: no temas, Yo te protegeré. .. y así es. Cuando tenia seis años, fue cuando me di perfecta cuenta a quien vi: Era la advocación de la virgen de Talpa, han pasado muchísimas cosas. Hace, casi tres años, la volví a ver, me presento una visión, donde vi un gran numero de carros, carrozas, camionetas, de lujo, color negro, llenos de gente, que parecían millonarios, vestidos de negro, con caras tristes, Yo pensé que iban a un sepelio, no me dijo, Ellos ya están muertos del alma, pide por Ellos, sobre todo en los Rosarios.... y han pasado muchas cosas mas. Tenemos que rezar, por las personas, por mas pecadoras que sean y por nosotros mismos. Nuestra Madre Santísima, nos ama, con un amor infinito.
    https://youtu.be/BZTGZE9s8bg

    ResponderEliminar
  3. https://www.informadorpublico.com/opinion/a-ver-al-papa-francisco#
    BERGOGLIO ES LE JUIF-ERRANT
    15/01/2018 at 2:13 PM
    EL CUMPLIMIENTO DE LA LEYENDA

    “EL JUDIO ERRANTE” Y “EL JUDAIZANTE” SON EL MISMO ENTE

    Aunque no es exacta como definición, vamos a jugar con la idea de que “errante” es aquel que vive en el error, el que yerra.

    Si bien es algo forzado, se aplica a este caso.

    Correctamente “ERRANTE” es el que vaga por ahí sin encontrar un sitio donde asentarse. Bueno, una especie de tránsfuga, que no puede detenerse en ninguna parte.

    Al respecto se ha escrito bastante. Nosotros solamente hemos leído copiado y asimilado esta vieja historia a un personaje muy actual: “EL ERRANTE” (en el doble sentido que hemos querido darle) viste de blanco, vive en Roma, se cree Papa y cree y predica, además, que “dentro de cada cristiano hay un judío”.

    ResponderEliminar