lunes, 23 de abril de 2018

FRANCISCO NIEGA LA NECESIDAD DE LA FE EN JESUCRISTO


por Miles Christi 
(pdf aquí)

 Francisco se complace pervirtiendo la fe de los niños en una parroquia romana[1]

                    
El domingo 15 de abril Francisco visitó la parroquia romana de San Pablo de la Cruz[2]. En el encuentro que tuvo con niños de la parroquia, una niña le preguntó si los que no han sido bautizados son hijos de Dios[3]. A lo cual Francisco respondió con otra pregunta, sibilina y maliciosa en grado sumo, haciendo creer a la pequeña, como buen modernista, que la “verdad” debe ser encontrada en las “profundidades del corazón humano”: “¿Y tú ¿Qué piensas al respecto? ¿Qué te dice el corazón? La gente no bautizada, ¿es hija de Dios o no?”

Cuando la pobre criatura le hubo respondido afirmativamente, Francisco le hizo saber que ella había respondido correctamente a su pregunta y la felicitó por tener un buen “olfato cristiano”, ya que “todos somos hijos de Dios”, incluyendo a “los no bautizados” y a quienes profesan “religiones muy distintas, y que tienen ídolos.”[4]

Finalmente, Francisco explicó que la diferencia entre los no bautizados y los bautizados reside en el hecho de que estos últimos son “más hijos de Dios” [!!!] que los primeros. Es decir que, según Francisco, el bautismo no confiere la filiación divina por adopción -sólo Cristo la posee por naturaleza- sino que provoca en quien lo recibe un mero aumento de “intensidad” en su originaria y natural filiación divina -concepto soberanamente absurdo, como si pudiese existir una gradación en la filiación-, la cual debe, por consiguiente, atribuirse indistintamente a todos los hombres, en virtud de su común carácter de “creaturas”.[5] Lo cual implica, lógicamente, la abolición de la distinción entre el orden natural y el sobrenatural, con todas las consecuencias que esto trae inevitablemente aparejadas en el plano teológico, a saber, el panteísmo modernista de la “inmanencia vital”, que hace de la conciencia humana la fuente de la revelación divina: -releer al respecto la luminosa encíclica Pascendi de San Pío X[6]-.

Luego un niño, cuyo padre ateo había muerto recientemente, le preguntó si él piensa que “está en el Cielo”, a lo cual Francisco respondió de manera afirmativa[7], dado que seguramente era una “buena persona”, y aconsejó al pequeño que le hablara y que le rezara (!!!) -Parla con tuo papà, prega tuo papà-. No le pidió que rezara por él, lo cual es el primer reflejo que todo buen cristiano tiene hacia un ser querido fallecido, sino que lo animó a que le rezara a él, como si se tratara de un santo, como si fuese un hecho cierto e indubitable que su padre no solamente se salvó, sino que, además, consiguió sortear los suplicios del Purgatorio, siendo admitido directamente en las filas gloriosas de la Iglesia Triunfante, con su alma resplandeciente e inmaculada gozando para siempre de la visión beatífica…

Estamos aquí ante una antítesis grotesca de la necesaria y piadosa obra de misericordia espiritual que un auténtico Vicario de Cristo debería haber inspirado en el alma de esta pobre criatura, explicándole que sus oraciones en favor de su difunto padre podrían serle de gran provecho, ya sea ayudándolo a que haya recibido de parte de Dios la gracia de la conversión final, ya sea, en caso de haberse salvado, contribuyendo con sus plegarias a que saldara las penas temporales debidas por sus pecados, abreviando así su estancia purificadora en el Purgatorio.

Pero no, de estas elementales consideraciones cristianas ante la muerte, ni rastros siquiera hallamos en el discurso bergogliano. En efecto, gracias a Francisco, ni el padre del niño podrá contar con los píos sufragios de su hijo, ni éste conocerá la verdadera doctrina cristiana sobre la necesidad del bautismo -in re o in voto[8]- y de la fe en Jesucristo para alcanzar la vida eterna.

Francisco mintió descaradamente a todos esos pequeños que inocentemente acudieron a su encuentro en esa parroquia romana, a los que no solamente omitió brindar el benéfico alimento de la enseñanza evangélica sino que además engañó con una malicia diabólica, iniciándolos a las elucubraciones envenenadas de la gnosis panteísta[9].

No le vendría mal al impío ocupante de Santa Marta releer el siguiente pasaje del Evangelio según San Mateo, en el cual Nuestro Señor advierte severamente a quienes constituyen una ocasión de escándalo para los niños que creen en Él:

“Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor sería para él que se le colgase al cuello una piedra de molino y que se le hundiese en lo profundo del mar.” (Mt. 18, 6)

La doctrina profesada por Bergoglio, por tanto, se encuentra en las antípodas de la revelación divina. Se trata, lisa y llanamente, de una herejía manifiesta y notoria. Esto ni falta hace demostrarlo, pues debería de ser algo perfectamente claro para cualquier cristiano que conociera mínimamente el catecismo o que hubiese leído el Nuevo Testamento. Más aún: con anterioridad a Vaticano II, cualquier niño cristiano hubiese estado en condiciones de percibir inmediatamente el embuste y de refutar sin vacilar tamaña impiedad. No obstante la evidencia flagrante de la patraña bergogliana, y para utilidad de aquellos que pudiesen abrigar dudas al respecto, he aquí algunas citas del magisterio de la Iglesia,[10] a los efectos de disipar cualquier tipo de escepticismo:

552.- ¿Qué es el sacramento del Bautismo? El Bautismo es un sacramento por el cual renacemos a la gracia de Dios y nos hacemos cristianos. 553.- ¿Cuáles son los efectos del sacramento del Bautismo? El Sacramento del Bautismo confiere la primera gracia santificante, por la que se perdona el pecado original, y también los actuales, si los hay; remite toda la pena por ellos debida; imprime el carácter de cristianos; nos hace hijos de Dios, miembros de la Iglesia y herederos de la gloria y nos habilita para recibir los demás sacramentos. (Catecismo mayor de San Pío X[11])

El Bautismo es el sacramento de la regeneración por el agua con la palabra, pues naciendo por naturaleza hijos de ira, por él renacemos en Cristo hijos de misericordia e hijos de Dios. […] La ley del Bautismo ha sido impuesta por Dios a todos los hombres, de modo que si no renacen para Dios por la gracia del Bautismo, son engendrados por sus padres para la muerte eterna: Quien no renaciere del agua y del Espíritu Santo, no puede entrar en el Reino de Dios. […] El Bautismo confiere al alma la divina gracia, con la cual queda justificada, hecha hija de Dios y heredera del cielo, y adquiere una hermosura divina a los ojos de Dios. (Catecismo del Concilio de Trento[12])

El primer lugar entre los sacramentos lo ocupa el santo bautismo, que es la puerta de la vida espiritual, pues por él nos hacemos miembros de Cristo y del cuerpo de la Iglesia. Y habiendo por el primer hombre entrado la muerte en todos, si no renacemos por el agua y el Espíritu, como dice la Verdad, no podemos entrar en el reino de los cielos. (Concilio de Florencia, Decreto sobre los Armenios, Dz. 696)[13]

Después de la miserable caída de Adán, todo el género humano, viciado con la mancha original, perdió la participación de la naturaleza divina y quedamos todos convertidos en hijos de ira. Mas el misericordiosísimo Dios de tal modo amó al mundo, que le dio su Hijo Unigénito, y el Verbo del Padre Eterno con aquel mismo único divino amor asumió de la descendencia de Adán la naturaleza humana, pero inocente y exenta de toda mancha, para que del nuevo y celestial Adán se derivase la gracia del Espíritu Santo a todos los hijos del primer padre; los cuales, habiendo sido por el pecado del primer hombre privados de la adoptiva filiación divina, hechos ya por el Verbo Encarnado hermanos, según la carne, del Hijo Unigénito de Dios, recibieran el poder de llegar a ser hijos de Dios. (Pío XII, encíclica Mystici Corporis, § 6)[14]

Se podrían multiplicar ad infinitum las citas, que Francisco de ninguna manera puede ignorar, pero con éstas basta y sobra. Al negar la necesidad del bautismo y de la fe en Jesucristo para alcanzar la filiación divina por vía de adopción, Francisco suprime de hecho la distinción entre la naturaleza y la gracia -lo cual lo hace incurrir en el error panteísta[15]-, volviendo ociosa la obra de la Redención operada por Nuestro Señor Jesucristo en el altar de la Cruz y la misión divina por Él confiada a su Cuerpo Místico, la Iglesia[16].

Concluyamos esta breve nota con una cita del prólogo del Evangelio según San Juan, que pone más en evidencia aún, de ser esto posible, la herejía naturalista y panteísta que difunde desvergonzadamente y con un cinismo a toda prueba Francisco desde hace ya más de cinco años, ante el silencio ensordecedor de la casi totalidad del clero católico, perros mudos e indolentes[17], incapaces de discriminar una verdad de fe de una herejía, trágicamente ineptos para distinguir un legítimo pastor de un lobo voraz disfrazado con piel de cordero:

A los suyos vino, y los suyos no lo recibieron. Mas a todos los que lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no nacieron de la sangre, ni por obra de la carne, ni por voluntad del hombre, sino que fueron engendrados por Dios. (Jn. 1, 11-13)



Para mayor información:






[3] Por supuesto que ésta no es la primera vez que Francisco afirma semejante herejía: « El Hijo de Dios se ha encarnado para infundir en el alma de los hombres el sentimiento de la fraternidad. Todos hermanos y todos hijos de Dios. » Homilía en Santa Marta el 22 de mayo de 2013: http://www.zenit.org/es/articles/el-senor-ha-redimido-a-todos-con-su-sangre
 « Como muchos de ustedes no pertenecen a la Iglesia católica y otros no son creyentes, de corazón doy esta bendición en silencio a cada uno de ustedes, respetando la conciencia de cada uno, pero sabiendo que cada uno de ustedes es hijo de Dios. » Bendición silenciosa dada a los periodistas presentes en la sala Pablo VI del Vaticano, en la primer audiencia pontifical con los medios de prensa, el 16 de marzo de 2013:
« Pido para todos ustedes la bendición de Dios, Padre de todos nosotros, Padre de todas las confesiones. » Audiencia con miembros de la Cruz Roja italiana del 27 de enero de 2018 en la Sala Pablo VI del Vaticano. https://w2.vatican.va/content/francesco/es/speeches/2018/january/documents/papa-francesco_20180127_croce-rossa-italiana.html
« El Paraíso, más que de un lugar, se trata de un estado del alma, en el cual nuestras expectativas más profundas serán cumplidas de manera superabundante y nuestro ser, como criaturas y como hijos de Dios, alcanzará la plena maduración. ¡Seremos finalmente revestidos de la alegría, de la paz y del amor de Dios en modo completo, sin más ningún límite, y estaremos cara a cara con Él! ¡Es bello pensar esto! Pensar en el cielo. Todos nosotros nos encontraremos allí. Todos, todos, allí, todos. »  Audiencia general del 26 de noviembre de 2014: http://es.radiovaticana.va/news/2014/11/26/el_para%C3%ADso_no_es_un_lugar_sino_un_%E2%80%9Cestado%E2%80%9D,_dijo_el_papa/1112461
[4] Carlotta: Ciao Papa Francesco! Noi quando riceviamo il Battesimo diventiamo figli di Dio e le persone che non sono battezzate, non sono figli di Dio? Papa Francesco: Rimani lì. Come ti chiami? Carlotta: Carlotta. Papa Francesco: Carlotta. Dimmi Carlotta, ridomando a te: cosa pensi tu? La gente che non è battezzata, è figlia di Dio o non è figlia di Dio? Cosa ti dice il tuo cuore? Carlotta: Sì. Papa Francesco: Sì. Ecco, ora spiega. Ha risposto bene, ha fiuto cristiano, questa! Tutti siamo figli di Dio. Tutti, tutti. Anche i non battezzati? Sì. Anche quelli che credono in altre religioni, lontani, che hanno idoli? Sì, sono figli di Dio.
[5] Es por eso que Francisco puede decir cosas como éstas, dando muestras de un naturalismo radical y de un indiferentismo absoluto en materia religiosa: « El proselitismo es una solemne necedad, no tiene sentido. Es necesario conocerse, escucharse y hacer que el conocimiento del mundo que nos rodea crezca. A mí me pasa que después de un encuentro quiero tener otro porque nacen nuevas ideas y se descubre nuevas necesidades. Esto es importante, conocerse, escuchar, ampliar el marco de los pensamientos. […] Nuestro objetivo no es el proselitismo sino la escucha de las necesidades, de los deseos, de las desilusiones, de la desesperación, de la esperanza. Debemos devolver la esperanza a los jóvenes, ayudar a los viejos, abrirnos hacia el futuro, difundir el amor. Pobres entre los pobres. Debemos incluir a los excluidos y predicar la paz.  » Entrevista con Eugenio Scalfari el 24 de septiembre de 2013,  publicado el 1 de octubre en La Repubblica - cf. p. 2 y 8:
« Si un niño recibe su educación de los católicos, protestantes, ortodoxos o judíos, eso no me interesa. A mí lo que me interesa es que lo eduquen y le quiten el hambre. » Entrevista con Gerson Camarotti de la televisión brasileña en julio de 2013 durante las JMJ de Río de Janeiro:  http://www.novusordowatch.org/wire/francis-not-care-religion.htm  
« Compartir nuestra experiencia de cargar la cruz para arrancar de nuestros corazones la enfermedad que envenena muestras vidas: es importante que hagan eso en sus reuniones. Los que son cristianos, con la Biblia; los musulmanes, con el Corán. La fe que vuestros padres os han inculcado siempre os ayudará a avanzar. » Dirigiéndose a inmigrantes recibidos en una parroquia romana por la Jornada mundial de los inmigrantes,                   el 19 de enero de 2014: http://www.romereports.com/pg155489-francis-to-refugees-christian-or-muslim-the-faith-your-parents-instilled-in-you-will-help-you-move-o-en
 « Es admirable ver cómo jóvenes y ancianos, mujeres y varones del Islam son capaces de dedicar tiempo diariamente a la oración y de participar fielmente de sus ritos religiosos. » Exhortación apostólica Evangelii Gaudium, § 252: https://www.aciprensa.com/Docum/evangeliigaudium.pdf
[7] Por cierto que esto no es ninguna novedad en boca de Francisco: « El Señor a todos, a todos nos ha redimido con la sangre de Cristo: a todos, no solo a los católicos. ¡A todos! ‘‘Padre, ¿y los ateos?’’. A ellos también. ¡A todos! ¡Y esta sangre nos hace hijos de Dios de primera clase! ¡Hemos sido creados hijos a imagen de Dios y la sangre de Cristo nos ha redimido a todos!  » Homilía en Santa Marta el 22 de mayo de 2013:
[8] “El bautismo de adultos. - La costumbre antigua de la Iglesia sigue una regla diferente con los que están en edad adulta y tienen perfecto uso de razón. a) Se les difiere el Bautismo algún tiempo, por los motivos siguientes: porque no existe en ellos el peligro que amenaza ciertamente a los niños, ya que el deseo de recibir el bautismo y el arrepentimiento les basta para alcanzar la justificación si algún caso repentino les impide recibir el Bautismo de agua.” Catecismo del Concilio de Trento, p. 139: https://www.adelantelafe.com/wp-content/uploads/2015/12/CATECISMO-ROMANO-CONCILIO-DE-TRENTO-520p.pdf “Si alguno dijere que los sacramentos de la nueva ley no son necesarios, sino superfluos para salvarse; y aun cuando no todos sean necesarios a cada particular, asimismo dijere que los hombres sin ellos, o sin el deseo de ellos, alcanzan de Dios, por la sola fe, la gracia de la justificación; sea excomulgado.” Concilio de Trento, Sobre los sacramentos en general, canon 4: https://moimunanblog.com/2015/02/28/bautismo-de-sangre-y-de-deseo/ “Por lo tanto, que uno puede obtener la salvación eterna, que no siempre es necesario que se le incorpore a la Iglesia en realidad como miembro, pero es necesario que por lo menos esté unido a Ella por el deseo y el anhelo. Sin embargo, este deseo no siempre tiene que ser explícito, como es en los catecúmenos, puesto que, si una persona está en la ignorancia invencible, Dios acepta también un deseo implícito, así llamado porque está incluido en esa disposición buena del alma, por la cual una persona desea que su voluntad sea conforme a la voluntad de Dios.” Decreto del Santo Oficio del 8 de agosto de 1949: https://adelantelafe.com/bautismo-urgencia-deseo-sangre/
[9] Recordar la declaración siguiente: « Dios es luz que ilumina las tinieblas y que aunque no las disuelva hay una chispa de esa luz divina dentro de nosotros. En la carta que le escribí recuerdo haberle dicho que aunque nuestra especie termine, no terminará la luz de Dios que en ese punto invadirá todas las almas y será todo en todos. »     Entrevista con Eugenio Scalfari el 24 de septiembre de 2013,  publicado el 1 de octubre en La Repubblica -                 cf. p. 10: https://www.aciprensa.com/entrevistapapalarepubblica.pdf                                                                      [10] Incluso el “catecismo conciliar”, promulgado por “San Juan Pablo II” en 1992 -el cual, a pesar de su apariencia “tradicional” (lo cual lo vuelve más peligroso), contiene todos los errores doctrinales de Vaticano II (ecumenismo, libertad religiosa, etc.)- mantiene intacta esta verdad fundamental de la doctrina cristiana:                “1213. El santo Bautismo es el fundamento de toda la vida cristiana, el pórtico de la vida en el espíritu y la puerta que abre el acceso a los otros sacramentos. Por el Bautismo somos liberados del pecado y regenerados como hijos de Dios, llegamos a ser miembros de Cristo y somos incorporados a la Iglesia y hechos partícipes de su misión. […] 1250. Puesto que nacen con una naturaleza humana caída y manchada por el pecado original, los niños necesitan también el nuevo nacimiento en el Bautismo para ser librados del poder de las tinieblas y ser trasladados al dominio de la libertad de los hijos de Dios, a la que todos los hombres están llamados. La pura gratuidad de la gracia de la salvación se manifiesta particularmente en el bautismo de niños. Por tanto, la Iglesia y los padres privarían al niño de la gracia inestimable de ser hijo de Dios si no le administraran el Bautismo poco después de su nacimiento.”
[15] Acerca de la penetración de las ideas panteístas en el Vaticano desde el CVII, se puede consultar el artículo siguiente: http://www.catolicosalerta.com.ar/bergoglio2017/FranciscoTeilhard-de-Chardin-y-el-panteismo.pdf
[16] El naturalismo y el indiferentismo religioso de Bergoglio saltan a la vista en la siguiente cita: « Los no cristianos, por la gratuita iniciativa divina, y fieles a su conciencia, pueden vivir ‘‘justificados mediante la gracia de Dios’’, y así ‘‘asociados al misterio pascual de Jesucristo’’. Pero, debido a la dimensión sacramental de la gracia santificante, la acción divina en ellos tiende a producir signos, ritos, expresiones sagradas que a su vez acercan a otros a una experiencia comunitaria de camino hacia Dios. No tienen el sentido y la eficacia de los Sacramentos instituidos por Cristo, pero pueden ser cauces que el mismo Espíritu suscite para liberar a los no cristianos del inmanentismo ateo o de experiencias religiosas meramente individuales. El mismo Espíritu suscita en todas partes diversas formas de sabiduría práctica que ayudan a sobrellevar las penurias de la existencia y a vivir con más paz y armonía. » Exhortación apostólica Evangelii Gaudium, § 254:
[17] “Sus centinelas son ciegos, ninguno sabe nada. Todos son perros mudos que no pueden ladrar, soñadores acostados, amigos de dormir” Isaías 56, 10.



6 comentarios:

  1. bergoglio NO ES PAPA ya dejen de llamarlo como tal!! ¿será posible que ustedes que advierten sus falsedades le continúen llamando asi!!??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está visto que Dios, para nuestra saludable humillación, permite que seamos visitados por lectores desquiciados que leen lo que el texto nunca afirma. ¿Dónde, por ventura, nota que el autor del artículo reconozca a Francisco como Papa?

      En cuanto a mí (que no firmo el artículo ni sus notas), sepa que no respondo peticiones de principios de mentecatos anónimos. Mentecatos con nombre y apellido, podría ser...

      Eliminar
    2. incapaces de discriminar una verdad de fe de una herejía, trágicamente ineptos para distinguir un legítimo pastor de un lobo voraz disfrazado con piel de cordero:

      te argumentan "la obediencia"

      Eliminar
    3. El mentecato Anónimo está emperrado en "leer entre líneas" (cree él) para encontrar dicho lo que no se dice y así poder parecer más sabio y radical. Pobre diablo.

      Eliminar
  2. San Jorge y el dragón, hoy es su fiesta le ruego que echen a patadas de Roma al que deshonrosamente lleva su nombre.

    ResponderEliminar
  3. "La Misericordia de Dios es ciertamente infinita, pero su Justicia es implacable".
    Esta frase del Santo padre Pio de Pietrelcina, a quién recientemente visitó Bergoglio en su descanso eterno, si es que su cuerpo esta allí; cosa que ignoro y hasta dudo, dice lo que Dios piensa y hace, con mayor certeza que las misericordias bergoglianas; entre otras cosas porque es conforme a las enseñanzas de la Iglesia y porque quién lo dijo llevó las marcas del Señor durante 50 años.
    Misericordia toda, Justicia necesaria... de lo contrario cómo podría saber el hombre, pobre criatura ignorante y engreida, todo lo que Dios le ha dado, perdonado y hecho por él. La gratitud es un debe que sólo podemos devolver si antes conocemos el alcance de nuestra deuda. Esto no cambia la Bondad de Dios: "sólo el padre es BUENO", dice Jesús, que añade " y si vosotros siendo malos...".
    Así pues queda claro: Misericordia y Justicia, imposible la una sin la otra, porque Dios es la VERDAD.
    En El no hay engaño, precisamente porque "DIOS ES AMOR" y el AMOR no miente aún cuando nos duela. Este día Bergoglio, el papa Francisco, faltó a clase o no estuvo atento y lo ignora, o tal vez lo oculta... eso sólo Dios lo sabe.

    ResponderEliminar