miércoles, 20 de agosto de 2014

EBRIOS

Pero no «de vino, de poesía o de virtud», como quería Baudelaire (Petits poèmes en prose, 33) para conjurar la «carga horrible del Tiempo», sino ebrios de una peligrosa beodez provocada por la cobardía y el afán inmoderado de congraciarse con los enemigos de la Verdad. Disposición tristemente digna de ser incluida en aquella advertencia del Señor (Lc 21,34): guardaos de no embotar vuestros corazones con la crápula, la embriaguez y las preocupaciones de la vida, y merecedora por justo mérito de integrar el libro de los Hechos de los Apóstatas, de inacabable y perentoria compilación. Porque hay una cierta embriaguez consistente en el culposo apocamiento, en el ocultamiento de la lámpara bajo el celemín, que resulta de la mera ansia de conservación (= preocupaciones de la vida). Y ya lo supo el Aquinate: toda sociedad que reduce su actividad a la propia conservación en el ser (es decir, que renuncia a toda tensión expansiva) acaba por fuerza en la necrosis.

Por eso, en este indecoroso y habitual ejercicio táctico del silencio o de la diagnosis tardía al que nos tienen acostumbrados los obispos, resulta sorprendente que un prelado se sirva escuetamente señalar la verdad latente en el criminal montaje que tiene por víctimas a los militares que libraron guerra en los años de la artera agresión marxista. En efecto, y para escándalo fácil de la opinión pública creada por el periodismo, el obispo de Villa María, monseñor Jofre Giraudo, señaló, sin abundar mucho más, que estamos ante juicios "discutibles" y "políticos", y denunció la manipulación dolosa del término "represión" a los fines de negarle a ésta toda legitimidad. Si Bernard Shaw habló del resentimiento como de la «venganza del cobarde», ése es el resentimiento que al fin vemos meticulosamente activo en la pantomima de unos juicios arracimados de irregularidades, y que son la vergüenza de las vergüenzas en este lodazal que llamamos -sin ánimo de eufemismos- democracia.

De modo que estamos ante dos borracheras, como cuando se juntan el hambre y las ganas de comer: el afán desaforado de venganza de los unos y la prudentia carnis de los otros, capaces incluso de tomar la iniciativa cuando de salvar el cuero se trata. Como la reivindicación festiva que meses atrás ese zombi con birreta, el cardenal Poli, hizo del malhadado padre Mugica, muerto -según las más fidedignas versiones- por sus propios compañeros de ruta. O como la carnada que Francisco (quizás para acabar de complacerse con quienes hasta hace poco lo apuntaban como "entregador") ofreció a quienes juzgan el «caso Angelelli»: unas cartas enviadas por éste al entonces nuncio manifestando su temor a que lo mataran. Él, pobrecito, que no había hecho más que confraternizar con terroristas, y de cuya muerte el único testigo presencial (apartado de la causa bajo amenazas) señaló haber sido enteramente accidental.

Por eso ahora, cebados en la cobardía de tanto prelado, sobreviene la consecuencia obvia de la valía de uno solo, del trino del pájaro solitario: el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), funesto cubil de lo peor del hampa roja, le pide a la Iglesia argentina que haga «explícita su posición institucional respecto al actual proceso de justicia por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico-militar» (ver aquí). Sería la ocasión, ya que preguntan, de clamar desde el tejado una lección estentórea de historia y de moral, de rectificar el amañado lenguaje que imponen estos sicarios enriquecidos, de recordar el episodio del sargento Cruz pasándose del lado del valiente acorralado, de denunciar la vileza de una inquina que se desfoga en enemigos caídos. Pero no cabe esperar nada de esto. Ebrios de complacencias demasiado previsibles, nuestros pastores no harán más que cederles el terreno a los homicidas metidos a fiscales, ese poco terreno que aún se les concede pisar en el concierto de las instituciones irreconocibles.

6 comentarios:

  1. Corto y contundente.
    Realmente estuve pensando estos días en los probables "ascensos" a éste obispo y a otros (que me constan) que pueden ser llevados a Roma por ser demasiado políticamente incorrectos o a fin de cuentas, demasiado católicos.
    ¿Será que quieren embriagarlos o narcotizarlos con "misericordina"?
    Le falten 2 o 100 años de vida a Bergoglio, lo cierto es que el daño que puede hacer y que está efectivamente produciendo, sólo se compone con intervención directa de Dios.
    Mis felicitaciones don Flavio.
    Difundo en NCSJB

    ResponderEliminar
  2. Lo más irónico del tema es que algunos, más cristinistas que Cristina, al recientemente entronizado Francisco lo tildaron de "colaborador de la dictadura". Se acuerdan?

    ResponderEliminar
  3. "Proteger víctimas, restablecer el orden por la fuerza". A propósito de las declaraciones de mons. Jofré y la desverguenza de los que lo interpelan:

    http://www.diariocastellanos.net/noticia/proteger-victimas-restablecer-el-orden-por-la-fuerza

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno.

    Te felicito, excelente el estilo, y contundente el concepto.

    Odio que me elogien, pero hacerlo no es tan malo, y de vez en cuando, ayuda.

    Dios y la Virgen te bendigan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a vos, y a los benevolentes lectores que sostienen con sus visitas este humilde espacio.

      Eliminar
    2. Me tome la libertad de subirlo al blog: http://cespedplateado.blogspot.com.ar/2014/08/ebrios-in-exspectatione.html

      Eliminar