lunes, 1 de septiembre de 2014

¿HACIA LA DIVISIÓN DE AGUAS?

Fueron del cardenal arzobispo de Chicago, Francis George, aquellas palabras rápidamente difundidas hace un par de años acerca de que preveía para sí el morir en una cama, para su sucesor la muerte en prisión, y para el sucesor de éste el morir como mártir en la plaza pública, no queriendo con ellas sino «expresar de un modo bastante dramático a lo que puede llevar una completa secularización de nuestra sociedad» (fuente aquí).

Nada de extraordinario en esta previsión casi digamos perogrullesca. Pero cuenta con dos humildes méritos: primero, la concisión epigramática, gráfica, con que se expresa el muy probable desenlace del actual estado de cosas, que no puede ser sino una aplicación de aquel «lux in tenebris lucet et tenebrae eam non comprehenderunt» (Io 1, 5), y que recuerda una lección incómoda para quienes hacen del Evangelio un taparrabos de las impudicias del mundo, un sedante para la conciencia de los pecadores públicos: aquella de la oposición irreductible entre la Verdad y el error. Segundo, el que tales palabras provengan de un prelado, sea cual fuere el grado de su fidelidad al ministerio, que no lo conocemos. Habituados ya a la figura del sacerdote como a la de un desmañado saltimbanqui, hastiados de la alternancia de verborragia en la liturgia y ominosos silencios en el ágora, notar un dejo de tragicidad en un purpurado (que demuestra con ello rehusarse a participar de la comedia en curso) no es de poco mérito.

Lo había advertido san Pío X en la Communium rerum (1909): «están muy equivocados los que creen y esperan para la Iglesia un estado permanente de plena tranquilidad, de prosperidad universal, y un reconocimiento práctico y unánime de su poder, sin contradicción alguna; pero es peor y más grave el error de aquellos que se engañan pensando que lograrán esta paz efímera disimulando los derechos y los intereses de la Iglesia, sacrificándolos a los intereses privados, disminuyéndolos injustamente, complaciendo al mundo "en donde domina enteramente el demonio", con el pretexto de simpatizar con los fautores de la novedad y atraerlos a la Iglesia, como si fuera posible la armonía entre la luz y las tinieblas, entre Cristo y el Demonio. Son éstos, sueños de enfermos, alucinaciones que siempre han ocurrido y ocurrirán mientras haya soldados cobardes, que arrojen las armas a la sola presencia del enemigo, o traidores que pretendan a toda costa hacer las paces con los contrarios, a saber, con el enemigo irreconciliable de Dios y de los hombres». Hoy se proclama por poco lo contrario: será por ello que el centenario del fallecimiento del santo pontífice contó con el lapidario silencio de la Santa Sede, casi una damnatio memoriae.

Con todo, la advertencia del arzobispo de Chicago reclama una obvia precisión. Si en el solo arrojo de vocear la alarma puede interpretarse una probable disposición martirial en el purpurado, la contraria también vale: desconocer alegremente la resistencia del mundo e insistir en complacerlo para alcanzar con él una paz efímera es quizás la señal más elocuente de una indisposición para el testimonio supremo. Los talantes liberales, siempre arredrados ante la figura del Confesor, disponen de suficientes subterfugios para alcanzar los oportunos acuerdos y salvar la corambre. Trágicamente olvidan que «quien quiera salvar su vida la perderá».

No parece lejano el día -a juzgar por los augurios vinculados al próximo Sínodo Extraordinario sobre la Familia- en que tome cuerpo la impostura irreparable y las aguas se dividan. Por ello, y porque a nadies place saber que buena parte de la tripulación está en trance de zozobrar, The Remnant publicó recientemente una petición on-line bajo el título de ¡Detengan el Sínodo!: «primero fueron a por el Rito Romano, que destruyeron. Luego fueron a por la Iglesia Militante, a la que desarmaron y rindieron al espíritu del siglo. Ahora, con el Sínodo, que amenaza convertirse en el Vaticano II reiniciado, los obispos más progresistas y sus esbirros irán a por la mismísima ley moral bajo el pretexto de la búsqueda de "soluciones pastorales" a los "desafíos que enfrenta la familia"».

Aventuramos, sin el menor ánimo profético, la muy probable consecuencia del infausto montaje: a los disturbios inevitables tras la promulgación oficial de una nueva y sacrílega disciplina de los sacramentos, el brazo secular será llamado a intervenir para retirar a los refractarios. La historia, maestra de vida, nos remite al "clero juramentado" después de la Revolución francesa: allí se cumplió aquella visión del Apocalypsis acerca del dragón que arrastró con su cola un tercio de las estrellas del cielo para precipitarlas a tierra. Hoy las proporciones parecen dejar pequeña aquella cifra. Y la previsión del cardenal George reclama adelantarse, a no ser sus sucesores sean ya "juramentados", hechas las postrimeras paces con el mundo. Excepto (la inocencia te valga) que el reclamo de suspender el Sínodo resulte satisfecho.

11 comentarios:

  1. Esto ya empezó: "Quien defienda públicamente el matrimonio entre hombre y mujer en Costa Rica podría ir a la cárcel" . Artículo que sale hoy en Religión en Libertad. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. http://radiocristiandad.wordpress.com/2014/09/01/la-secta-bergogliana-no-puede-juzgar-quien-soy-yo/

    ResponderEliminar
  3. El sínodo a la vista:

    http://www.catapulta.com.ar/?p=13300

    ResponderEliminar
  4. Un profeta es un portador de esperanza, pues al señalar aquello que es "verdad", que está sucediendo o vá a suceder, muestra el camino de salvación.. arrepentirse y volver a Dios.
    Pero el profeta habla lo que "ve según Dios", sufre por ello, pero no controla, ni la respuesta de los hombres, ni la "Justicia divina", la cual escapa a toda manipulación.
    Poe ello, el profeta camina en soledad, es incomprendido por los suyos y perseguido por quienes adoran "ídolos". Hoy, como ayer, Dios no escatima profetas para prevenir a su pueblo, pero hoy, cómo ayer, éste los desprecia.
    Pero ¡hay! del profeta si no lo anunciara.

    ResponderEliminar
  5. Si quieren divertirse un rato vayan a una charla al convento de santo Domingo en la ciudad de Santa Fe el sábado 11 de octubre, donde un OP les va a explicar como es que el Aquinate aparece en la evangeli gaudium..... ahora a los modernistas estos se les da por encontrar al santo hasta en la sopa... uf....¿que querrán demostrar con eso?¿la hermeneútica de la continuidad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿divertirse o llorar a mares?

      Eliminar
  6. No creo que en Argentina lleguemos a persecución sangrienta, esta la profecía del Rey católico para los últimos tiempos y comparando con otros anuncios y visiones, ese monarca le sera dado a nuestro país, mariano por excelencia...pero en Europa y Estados Unidos, va a estar complicado...ni hablar de Asia y Africa...nos terminaremos acostumbrando a ver cristianos matados y encarcelados...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podrías pasarme más información respecto a esa profecía, Matías? No la conozco.

      Eliminar
  7. Por el lado del monarca católico: investigue sobre las profecías de Don Orione para Argentina, las profecias sobre el Hombre Humilde de Benjamin Solari Parravicini y los mensajes de Maria Santísima dados a Gladys Motta en San Nicolas de los Arroyos.

    Los tres cuerpos proféticos, anuncian un periodo de padecimientos para la Argentina, una convulsión violenta y la llegada de un líder joven, desconocido y católico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Basarse en Parravicini es cualquier cosa menos algo serio, y a Gladys ¿cuando le dijo algo al respecto la Virgen? aca nunca tuvimos monarquía ¿que línea puede seguir? dejen de fabular.

      Eliminar
    2. aca está la explicación del "monarca" ( truchísimo) que los mistoides modernistas defienden o esperan..... sin palabras.
      No podía salir otra cosa de parraviccini.
      http://youtu.be/hijADYkIJGY
      minuto 11:50

      Eliminar