jueves, 17 de diciembre de 2015

¡AH, BABILONIA, MALDITA...!

Nos habíamos llamado a silencio por razones de fuerza mayor -y al punto volveremos al mismo-, sino que no podemos dejar de repetir a viva voz la identificación de la Roma usurpada y trastrocada con la Meretriz Magna del Apocalipsis, «cuyo nombre es Misterio», y que está «ebria de sangre de los mártires de Cristo». Para esos mártires, cuya memoria se esmera en afrentar con sus asiduas procacidades, la Ramera sabe alternar una beatificación con un espectáculo de burdel. Ya es todo nuestro el estupor que san Juan probara ante una visión tan increíble, y esto porque quienes conducen a la Iglesia siguen elevando sin cesar la apuesta, sin que podamos siquiera colegir qué nueva y más grave impudicia ofrecerán la próxima semana.

Como esos tres líderes religiosos (el católico, el protestante y el cismático oriental) que Soloviev reunió en su célebre relato no a instancias del ecumenismo post-conciliar (esto es: no unidos por el amor sino por el espanto ante la figura cada vez más reconocible del enemigo), los cuales, en un momento de la tramposa alocución del gran líder laico no dudaron en denunciarlo al grito de: «¡hermanos! ¡Es el Anticristo!», así creemos tener que clamar, a la vista de la basílica junto al Tíber: «¡hermanos! ¡Es Babilonia!», apremiando el paso antes de que un nuevo Vesuvio la sepulte en el fuego de su indignación. Porque ha de saberse que, luego del reciente espectáculo de luces e imágenes sobre la cúpula de san Pedro, que emplazó -el mismísimo día de la Inmaculada- simios y tucanes allí donde reposan los restos del Príncipe de los Apóstoles, ahora se anuncia, para abril próximo, el Primer Congreso Mundial de la Sociedad Europea de Ginecología Estética (!!!), que ya hizo circular sus invitaciones, convenientemente ilustradas con la fachada de la basílica mayor de la Iglesia.




¡Qué triunfo se han reportado los infames! No sin escrúpulos al tener que consignar aquí tales datos, «porque las cosas que hacen ellos en secreto, no permite el pudor ni aun decirlas» (Ef 5, 12), del programa del Congreso se deduce la participación de una entente de quirurgos que, en las instalaciones del Institutum Patristicum Augustinianum, tratarán cuestiones tales como la estimulación del "punto G" para una vida sexual más satisfactoria, o bien sobre "reconstrucción vaginal", himenoplastia, engrose de los labios de la vulva con injertos de grasas y tejidos, lifting del clítoris y cosmética vaginal, todo con proyecciones audiovisuales. De entre los profesionales participantes, venidos de distintos países del mundo, figuran como los más numerosos cinco connacionales del Sumo Pontífice: algo así como una firma. El programa, en inglés, consta aquí.

Amparada por la apariencia aséptica de "ciencia", si algo demuestra esta asamblea de corruptores es su avidez por profanar el último reducto sacro (o lo que se les representa como tal) en un mundo definitivamente volcado al hedonismo sin freno. Alcanza tan fácilmente su objetivo sólo a instancias de una Jerarquía que ya viene consagrando lo venéreo en todas sus versiones y perversiones, rendida antes de pelear y, muy a menudo, partícipe material de cuanta aberración sexual encuentre cauce en la hipnótica demencia de una población mundial tele-dirigida por demonólatras.

Ni un cineasta como Buñuel, con sus sopesadas dosis de anticlericalismo, non-sense y amargura existencial, hubiera podido excogitar un pastiche tamaño. A la nueva Iglesia y a sus fieles y ministros, y a sus invitados, cada vez más configurados todos con Babilonia, sólo les cabe por epitafio espiritual aquel elocuente paso del refranero: puta la madre, puta la hija, puta la manta que las cobija.

13 comentarios:

  1. Teología del Cuerpo en el Augustinianum.

    ResponderEliminar
  2. Tenga usted respeto a su Papa y a su Iglesia el día de su cumpleaños, jajajaja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras usted ríe, Jesucristo padece.

      Eliminar
  3. Ya era bastante surrealista esta nueva especialidad médica, la del cirujano plástico de los genitales, para que Roma le cediera aprisa el augustinianum. Me lo decía un vecino prudente, Satanás los tiene a todos cogidos con anzuelo por la entrepierna.

    Hacen el camino de Lutero, tal vez para celebrarlo mejor en sus 500 años. De la apostasía pasan pronto a la lujuria desbordada. La intemperancia les va obnubilando el seso, hasta que un día, hastiados de todo y de sí mismos, se atan una soga al cuello y deciden irse con los malditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son escalones por los que se desciende, un escaló fue la teología del cuerpo y el monje polaco que predica sex divino.

      Eliminar
  4. La mística, beata Ana Catalina Emmerick, describió la Inmaculada Concepción de María por sus padres Joaquín y Ana, como un abrazo puramente espiritual que tuvo lugar en el templo judío:

    Joaquín llegó a un lugar en medio del cual había un pilar en forma de una palmera con hojas colgantes y frutas. Aquí se encontró con Ana, radiante de felicidad. Se abrazaron el uno al otro con santa alegría, y cada uno le dijo al otro sus buenas nuevas. Se encontraban en un estado de éxtasis y envueltos en una nube de luz. Vi esta luz que salía de una gran multitud de ángeles, que llevaban lo que parecía ser una torre alta y brillante que se cernía sobre las cabezas de Ana y Joaquín… Vi que esta torre parecía desaparecer entre Ana y Joaquín, que eran envueltos en un destello de gloria. Comprendí que, como resultado de la gracia dada aquí, la concepción de María era tan pura como todas las concepciones habrían sido si no hubiese sido por la caída. Yo tenía a la vez una visión indescriptible. Los cielos se abrieron por encima de ellos, y vi la alegría de la Santísima Trinidad y de los ángeles, y su participación en la misteriosa bendición aquí otorgada a los padres de María (La Vida de la Santísima Virgen María, parte II.I).

    http://www.adelantelafe.com/sacerdote-pide-ser-cautelosos-con-el-ano-de-la-misericordia/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el mismo post que usted cita, un comentador replica, con razón:

      La Virgen fue concebida de modo natural, pero su alma fue creada inmaculada. El dogma se refiere a la creación de su alma, y que esta no fue manchada de pecado. Pero el cuerpo procede de la relación natural de Santos Joaquín y Ana.

      No hay razón para creer que los padres de la Virgen engendraran de un modo no natural, ni la Iglesia nunca enseñó semejante cosa. La Inmaculada Concepción se refiere a un privilegio conferido a su alma, y no a una presunta maldad inherente a la generación natural. Tenga cuidado, al combatir la «gnosis sexual», de no incurrir en otro gnosticismo, el maniqueo. Los frutos de ambos -testigo la historia de las herejías- acaban siendo los mismos.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
  5. https://materinmaculata.wordpress.com/2015/10/27/la-gnosis-sexual-de-juan-pablo-ii/

    ResponderEliminar
  6. La prole es para el cielo, que se desprendan unas endorfinas en el acto y ustedes terminen siendo adictos es harina de otro costal. Dios cubre el acto sexual de los matrimonios bien constituídos y en gracia con el velo púdico de la CARIDAD, pero eso no quita que el acto sea un pecado permitido para un fin, que es la generación de los que han de ocupar los puestos que dejaron vacantes los ángeles caídos, en el cielo.
    Porque es un pecado permitido no podía ser de esa forma, de generación de naturaleza caída, concebida la Virgen, por eso es concebida de esa otra forma SIN PECADO ORIGINAL.
    El sexo es consecuencia de la naturaleza caída.

    Y aquí doy por finalizado el tema, ENTIENDA EL QUE PUEDA, porque no es cuestión de tirarle perlas a los cerdos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que dé por finalizado el tema, después de la retahíla de comentarios ociosos que hemos tenido que suprimirle más arriba. Pero tenga en cuenta lo siguiente: aunque sea obvio que se trata de uno de los aspectos de la vida humana más afectados por el pecado original, el uso de la sexualidad como consecuencia de la naturaleza caída no hace de ésta mala per se: nadie en sus cabales admitiría que el vestirse, el asearse o el alimentarse fueran acciones de suyo pecaminosas por el solo hecho de seguirse de la prevaricación de Adán y Eva.

      Otrosí: la endeble noción de "pecado permitido" a que usted acude ulcera el conocidísimo principio moral que dice que «no es lícito obrar un mal con vistas a un bien». Esta del "pecado permitido" es la misma lógica de los que honran a Judas porque era necesario que alguien asumiese el odioso papel de traidor para que la Redención se realizase: gnosticismo puro y duro. Le sugiero revise pacientemente su catecismo.

      Por último, y siempre fiel a su estilo que el anonimato no basta a disipar, dice usted: «que se desprendan unas endorfinas en el acto y ustedes terminen siendo adictos es harina de otro costal». Campea, como siempre, la precipitación del juicio, señal que no recomienda precisamente ni su ortodoxia ni su caridad. Casos como el suyo demuestran la urgente necesidad de volver a los principios del tomismo, de ordenar la mente y sus contenidos y de callar humildemente mientras esto no se realice.

      Eliminar
  7. https://www.jacquielawson.com/preview.asp?cont=1&hdn=0&pv=3169996&path=83563


    https://youtu.be/1RC34N1TfCQ

    ResponderEliminar